Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com

Fue el pionero en anotar y el último en irse. Pero al margen del ruido mediático por la reciente partida -al borde de los 100 años de edad- de Luis de Souza Ferreira, el autor del gol que abrió el historial peruano en los Mundiales, está la historia de un extremo izquierdo habilidoso que tuvo una carrera tan meteórica como exitosa. Y que luego, a través de su profesión, la ingeniería, legó mediante la construcción de un estadio su amor por la única camiseta que vistió: la de Universitario de Deportes.

Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com

Esta sección no acostumbra esperar al adiós de los personajes que recuerda para homenajearlos por sus óperas en las canchas, pues evita subirse al carrito del halago fácil y lisonjero. Pero cuando se trata de alguien que por sobrados méritos merece un espacio en la historia del fútbol peruano, es propicio rendir un homenaje a figuras que ayudaron a construirla.

Salida de la 'U' al campo a inicios de la década de los '30. De Souza Ferreira aparece al medio, detrás de 'Juanito' Criado, el llamado 'Arquero Cantor' (Foto: libro Lolo Ídolo Eterno, Teodoro Salazar Canaval)Luis de Souza Ferreira Huby (Lima, 6 de octubre de 1908) es recordado por ser el el autor del primer gol peruano en un mundial. Pero detrás de esa imagen del gol a Rumania en el estadio de Pocitos de Montevideo en el Mundial de 1930 -retrato que, paradójicamente, ninguna cámara registró- existe una rica historia que habla de los inicios del club crema. Delantero izquierdo (aunque sabía ir por derecha dependiendo de la necesidad), era muy veloz como típico wing de la época, y poseía potente remate y buen dominio de balón. Todo eso al servicio del club de sus amores, Universitario de Deportes, en el que no solo encontró espacio como jugador sino también como fundador, dirigente y hasta filántropo.

APELLIDO MERENGADO

El apellido Souza Ferreira -curiosamente identificado a lo largo del tiempo con Alianza Lima-  fue en el comienzo de nuestro fútbol parte del linaje de Universitario de Deportes. Corría el año 1924 cuando se calibró la idea de formar un equipo de la Federación Universitaria, para lo cual se diseñaron incluso campeonatos interuniversidades que aportarían la quintaesencia al nuevo club. Fue en 1926 cuando el entonces estudiante de ingeniería se enroló a las filas de la institución.

El equipo campeón de 1929, único con el que Luis de Souza Ferreira dio la vuelta olímpica. Es el cuarto de los parados desde la izquierda (Foto: libro ¡...Y dale U!, Teodoro Salazar Canaval)La Federación Universitaria -que solo cambiaría su nombre por el de Universitario en 1933- debutó en Primera División en 1928. Del campeonato de ese año, según crónicas del periodista ‘Lolo’ Carrera, se destaca la figura de De Souza Ferreira en el partido contra el Circolo Sportivo Italiano, escuadra en la que despuntaban los posteriormente seleccionados Segundo Aranda, Demetrio Neyra, Adolfo Muro y Antonio Maquilón. En dicho cotejo, el atacante crema sufrió una agresión de sus cancerberos Salinas y Tieghi ante la cual reaccionó sin amilanarse.

Posteriormente, en el partido contra el Alianza Callao, anotó el tercer tanto del definitivo 3-0 para los cremas, que posiblemente haya sido el más vistoso de sus goles. Recibió un balón a mitad de cancha y emprendió una veloz carrera hacia el marco, a lo largo de la cual se liberó de sus marcadores cual equino y desde 20 metros enfiló uno de esos cañonazos a media altura que se hacen imposibles de parar, para batir al portero chalaco.

Flanqueado por 'Lolo' Fernández y 'Tito' Denegri, dos grandes de la historia crema (Foto: libro Lolo Ídolo Eterno, Teodoro Salazar Canaval)El año siguiente, 1929, fue el año del primer trofeo en la estantería crema. De Souza Ferreira junto a otras figuras como Mario de las Casas, Eduardo ‘Toro’ Astengo, Alberto ‘Tito’ Denegri, Plácido Galindo, Jorge Góngora, Mario y Pablo Pacheco y Carlos Cillóniz consiguieron dar ña vuelta tras siete victorias, tres empates y una derrota (ese año no hubo clásico tras la suspensión de Alianza por la Federación). Sin embargo, no sería considerado dentro de los seleccionados para el sudamericano de Buenos Aires, donde sí estuvieron sus compañeros Astengo, Denegri, De las Casas, Galindo y Góngora. De hecho, nunca tuvo la oportunidad de acudir a cita alguna en Sudamérica (la siguiente Copa América fue realizada en 1935, dos años después de su retiro).

PIONERO MUNDIALISTA

Pero si las citas continentales no lo dejaron satisfecho, tuvo sí el privilegio de llegar a donde muchos quisieran e infelizmente no pueden. No solo llegó a jugar como titular los dos partidos de aquel primer mundial de la historia, el de Uruguay 1930, sino que también se convirtió en el pionero de los 19 goles anotados por la selección peruana a través de todas las Copas del Mundo.

Alineación peruana que enfrentó a Rumania en el estadio de Pocitos, por el Mundial de 1930. De Souza Ferreira es el último de los hincados (Foto: Historia del Fútbol Peruano, Reco Borodi)El gol de De Souza Ferreira se produjo en el debut de la blanquirroja ante Rumania un 14 de julio, en el estadio de Pocitos (cancha de Peñarol). Corrían 75’ del partido que desde el arranque ganaban los europeos con gol de Stanciu, y Perú jugaba con un hombre menos pues el capitán Plácido Galindo había sido expulsado por el juez chileno Warnken. Desbordó por derecha José María Lavalle, para con dificultad lanzar un centro de esos “mordidos” al corazón del área. De Souza Ferreira se encontró solo en inmejorable posición al medio del área, para con remate bajo de derecha vencer al arquero Lapusneanu.

Pocos minutos después, Rumania volvió a tomar la ventaja con un gol de Barbu y nuevamente Stanciu apareció para sentenciar el 3-1 definitivo en el arco del ‘Mago’ Valdivieso. Cuatro días después, Perú volvería a presentarse ante Uruguay, en la inauguración del estadio Centenario. El técnico español Francisco Bru introdujo hasta cuatro cambios en el equipo, pero De Souza Ferreira se mantuvo como titular. Arremetiendo ante la marca de Quintana en el clásico de agosto del '33, su último partido oficial (Foto: diario La Crónica)Como es harto conocido, pese a la gran actuación del meta Jorge Pardón los charrúas se impusieron 1-0 con gol de Héctor ‘El Manco’ Castro y eliminaron al representativo peruano.

PERIPECIAS DE VIAJE

De vuelta al plano local, en 1933 la Federación Universitaria cambió de nombre a Universitario de Deportes. El nombre de Luis de Souza Ferreira quedó registrado entre los fundadores del club, al lado de otros jugadores y entrañables amigos. Ese año, la ‘U’, obtuvo el subcampeonato por detrás de Alianza Lima, aunque el choque entre ambos -el penúltimo partido de la temporada- no dio lugar a superioridades y dejó para el recuerdo la actuación del extremo izquierdo crema.

Aquella tarde del 27 de agosto de 1933, De Souza Ferreira convirtió sus únicos goles en los clásicos. Había abierto la cuenta Alianza a los 19’ con anotación del ‘Cholo’ José Morales, pero a los 21’ se juntó con Carlos Tovar -quien por entonces era su compañero de ala- y rápidamente igualó el lance con un remate que no pudo contener Valdivieso. También en dicho clásico -en el que anotó dos goles-, forzando a intervenir al 'Mago' Valdivieso (Foto: diario La Crónica)A los 25’, De Souza Ferreira nuevamente intervendría para cambiar la historia: remató al desguarnecido arco íntimo y el zaguero aliancista Narciso León, en su afán de despejar el balón, solo pudo rozarlo antes de que ingresara. Autogol en la época, que según los cánones actuales habría sido gol para el ariete merengue, quien le ganó así esa tarde el duelo a Julio Quintana, quien fungía como su habitual marcador en los clásicos.

En el segundo tiempo José María Lavalle igualó para Alianza y selló el 2-2 final que les permitiría a los íntimos mantener la ventaja para obtener el tricampeonato. Pero en la última jornada faltarían varios de los titulares tanto blanquiazules como cremas, puesto que el 28 de agosto, un día después del clásico, ellos se embarcaron rumbo a Europa como parte del mítico ‘Combinado del Pacífico’ que unió a jugadores peruanos y chilenos para una extensa gira de 39 partidos.

De Souza Ferreira fue parte de la delegación que se embarcó en el vapor Ackerman, pero sería presa de la desgracia. Luego de haber participado de los primeros partidos de la gira, en Centroamérica, un ataque de apendicitis le sobrevino a bordo, con el agravante de que entre los viajeros no se contaba ningún médico. Gran postal de su duelo con Quintana: luchando el balón por alto (Foto: diario La Crónica)El barco debió viajar 11 días con el atacante crema en grave estado, hasta arribar a Liverpool para someterlo a una intervención quirúrgica en la clínica Walton. Feliz e increíblemente, sobrevivió sin problemas, aunque como es evidente no pudo tomar parte del resto de la gira y solo se reunió con los viajeros meses luego, en enero de 1934 en Tenerife, España, para pegar el viaje de regreso.

A su regreso a Lima, seguramente impulsado por los incidentes del viaje, De Souza Ferreira decidió reitrarse del fútbol pese a tener solo 25 años de edad. Con lo cual, su último partido oficial fue aquel clásico en el que había anotado dos goles. La historia quiso despedirlo como grande.

Con la delegación del 'Combinado del Pacífico' antes de zarpar en el vapor Ackerman (primero de la segunda fila desde la izquierda), sin saber cuánto sufriría a bordo (Foto: libro Lolo Ídolo Eterno, Teodoro Salazar Canaval)100% SENCILLEZ, 100% CREMA

Su desvinculación con el fútbol no significó que se apartara de la ‘U’. El ya ingeniero fungió de vicepresidente del club en el periodo de Mario de las Casas, durante el cual donó muchas obras al club como la muralla exterior del estadio Lolo Fernández, la piscina y la cancha de básket. También ayudó a pagar los préstamos para esta obra, colaboró con la recolección de herramientas y fondos para completar el estadio, inaugurado en 1952.

Ante tanto gesto noble, no faltó quien sugiriera bautizar al estadio con el nombre del futbolista-ingeniero. Pero este, apegado al perfil bajo, rechazó ese honor y sugirió el del gran ‘Lolo’, quien aún se encontraba en actividad.

La gran delantera que integró: Pacheco, 'Lolo', Góngora, Tovar y De Souza Ferreira. Quinteto de ases en los albores cremas (Foto: libro ¡...Y dale U!, Teodoro Salazar Canaval)Luis de Souza Ferreira pasó su vejez en su casa de La Punta, y casi en el anonimato hasta que el año pasado, en el velorio de Juan Valdivieso, un periodista del diario El Comercio le preguntó quién era y él se identificó. Todos cayeron entonces en la cuenta de que el ‘Mago’ no era el único mundialista del ’30 que quedaba sobreviviente, y desde entonces a De Souza Ferreira no le faltaron reportajes, fotos y entrevistas en los distintos medios.

En DeChalaca.com, sin embargo, nos ha inquietado más evocar al gran jugador que fue. A ese puntero izquierdo que se quedó a días de ver el centenario de la vida, pero como pocos pudo jugar en el Centenario del fútbol. Y que deja en la historia merengue un apellido que el tiempo no podrá borrar.

Fotos: libros ¡... Y dale U! y Lolo Ídolo Eterno, Teodoro Salazar Canaval; Historia del Fútbol Peruano, Reco Borodi

comments powered by Disqus