Francisco Arce regresó a la selección paraguaya tras una primera etapa olvidable. En esta ocasión, el 'Chiqui' ha encontrado una renovación que ha matizado su propuesta en las Eliminatorias. ¿Cómo juega esta edición del Paraguay del 'Chiqui'?
Jair Villanueva | @Jair_Villanueva
Editor

La gestión más exitosa en la historia del fútbol paraguayo en un Mundial, se dio bajo la dirección técnica de Gerardo Martino. En Sudáfrica 2010, la albirroja llegó a cuartos de final y tuvo a maltraer a España, futura campeona del mundo. Ese fue el pico más alto de una generación que, en la Copa América 2011, quemó sus últimos cartuchos luego de pasar dos fases por la tanda de los penales. Tal etapa, no obstante, dejó una lección en paraguay: iba a necesitar algo más elaborad en lo colectivo, así como futbolistas con más recursos para volver a sacar ventajas en el continente y competir a nivel mundial.

Arce verde

Tras Gerardo Martino, la llegada de Francisco Arce para en 2011 para tomar el proceso de las Eliminatorias Brasil 2014, fue la apuesta por un técnico de proyección veloz con Rubio Ñu, equipo al cual ascendió y de inmediato mantuvo en la parte alta de la tabla en Paraguay. Fue así que en el segundo semestre del 2011, Arce llegó a la selección paraguaya, para imponer un juego alejado del de Martino, pero con bandas siempre veloces, siguiendo quizás su instinto como lateral y la costumbre brasileña de darle protagonismo a quien cumple ese rol.

Francisco Arce dirigió a Paraguay en cuantro partidos de Eliminatorias, con una propuesta que quiso sostenerse en un juego de bandas. Su equipo base estuvo conformado por Diego Barreto en el arco; dos laterales con mucha proyección como Richard Ortiz, por izquierda, y Carlos Bonet, por derecha. En la zaga central no hubo mayores problemas, pues la dupla segura fue la conformada por Paulo da Silva y Darío Verón, centrales de muy buen juego aéreo. Luego, en la medular, tuvo una distribución en línea con Marcelo Estigarribia y Víctor Ayala por las bandas, fungiendo de lanzadores constantes. En ataque, finalmente, ubicó un delantero con movimiento constante y otro, más bien, estático: Nelson Haedo Valdez y Óscar Cardozo.



La apuesta de aquel Paraguay nunca se terminó de afirmar en las cinco fechas que se mantuvo al frente Francisco Arce. Terminó siendo un equipo divorciado entre el sentido de su posesión y la fase de finalización, porque, además, Cáceres y Riveros, los dos interiores, no tenían jugadores que supieran aprovechar los espacios entrelíneas. Paraguay fue, por ende, sumamente predecible y, en defensa, se desgastó por rivales que no tenían preocupaciones al controlar la ofensiva albirroja.

Tiempo de reflexión

Ningún resultado pudo tapar el pésimo juego de Paraguay que no encontró una apuesta estable a sus jugadores. La necesidad de un juego más fluido sobrepasó el proceso de Arce, y el 'Chiqui' apenas consiguió un empate (1-1 vs. Uruguay) y una victoria (2-1 vs. Ecuador), además de tres derrotas como visitante: Perú (2-0), Chile (2-0) y Bolivia (3-1). Este último marcador desapareció el crédito del exlateral de selecciones paraguayas, y fue el primer síntoma para una sociedad futbolera que debía empezar a asumir una realidad: no eran favoritos para conseguir uno o medio cupo a Brasil 2014, país tan cerca y a la vez tan lejos para Paraguay.

Entre el 2013 y el 2016, Francisco Arce, pese a su mala campaña con Paraguay, se dio el lujo de entrenar a Cerro Porteño y Olimpia. Pero no solo ello; además, ganó el Clausura 2013 con el 'Ciclón' del Barrio Obrero y el del 2015 con el 'Decano'. Dos títulos que valieron, nuevamente, la confianza de la APF (Asociación Paraguaya de Fútbol) para dirigir nuevamente a su selección nacional.

No le queda 'Chiqui'



Partiendo por Derlis González y Óscar Romero, esta Paraguay es otra: dos volantes netamente ofensivos que pueden tomar zonas interiores, así como sacarle jugo a las bandas con su velocidad. En ataque, además, apareció Sebastián Lezcano con su movilidad para romper un poco los esquemas albirrojos en esa zona. A su lado, con más frecuencia estuvo Federico Santander, un '9' hecho a la paraguaya.

En primer línea, entretanto, sí sorprendió la inclusión de Rojas para acompañar a Riveros, lo cual hace más dependiente a Paraguay del juego directo o el protagonismo de Derlis González en las presentes Eliminatorias. En cuatro fechas jugadas, Francisco 'Chiqui' Arce no ha salido a someter a ningún rival, ni en el Defensores del Chaco ante Chile, por ejemplo, cuando esperó la vehemencia roja para anotarle. Sin embargo, esta misma apuesta no le sirvió ante Colombia cuando perdió 0-1 en Asunción.

El repliegue de Paraguay y su contraataque fulminante a partir de González y Romero, han sido las armas favoritas del 'Chiqui'. Cone llas logró ganarle 0-1, y sostener el marcador, a Argentina en el Mario Alberto Kempes. Caben pocas dudas, por ello, de que a esta Paraguay no le va a incomodar si Perú domina los ritmos, siempre que tenga espacios para transitar rápidamente de defensa a ataque. Allí guarda su secreto el 'Chiqui'.


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy