Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comSe cumplen 80 años de una gesta histórica para el fútbol provinciano: cuando el 26 de enero de 1936 la mítica selección de Sullana ganó el tercer Campeonato Nacional Amateur. Pero un detalle surge sobre aquel título del equipo sullanense, pues sus integrantes no fueron campeones de 1936, sino de 1935.

 

El ahora extinto Campeonato Nacional de selecciones es uno de los torneos del fútbol peruano de los que menos se conoce en la actualidad. Pero de ellos, el que más renombre tiene es el que logró el combinado de Sullana en 1936. Su hazaña, recordada siempre que se nombra el estadio de la ciudad, nombre cuyo origen se llegó a confundir durante buen tiempo al relacionarlo con otro hecho histórico de ese año como fue el de los Olímpicos de Berlín, se completó hace ya ocho décadas.

Al norte de los goles

Aquel torneo fue el tercero que se disputó entre las selecciones formadas por las diversas ligas de fútbol que tenían competencia en el Perú. Los partidos se comenzaron a jugar desde el 10 de noviembre de 1935, fecha en la que se disputó la primera serie de las eliminatorias por cada región: norte, centro y sur.

Y fue aquel día que la selección de Sullana entró en competencia, pues enfrentó a su similar de Tumbes y la goleó por 6-1. Luego tuvo que esperar un mes para enfrentar a su siguiente rival, que resultó ser el combinado de Cajamarca, al que le ganó 9-1; Sullana clasificó así a la etapa de semifinales que se desarrolló íntegramente en Lima durante los primeros días de enero del siguiente año. Aunque el campeonato culminó en 1936, todo comenzó un año antes con los partidos eliminatorios, como el que disputaron las selecciones de Trujillo y Chicama en la Grama de Mansiche (Recorte: diario La Crónica)
Antes, sin embargo, se debió jugar una serie especial en la capital con dos de las selecciones, que si bien al comienzo del campeonato renunciaron a formar parte de ella, luego se retractaron y fueron incluidas por la Federación Peruana de Fútbol. Fueron las de Chiclayo y Piura, las que se enfrentaron a sus pares del Callao, Chancay, Lima y Loreto. Al final, avanzaron tanto limeños como piuranos.

Agrupados ante todo

Las semifinales se comenzaron a jugar desde el 1 de enero en dos grupos, que daban tres puntos por partido ganado, dos por el empate y uno por la derrota. En el primero se juntó al representante de la Liga de Chicama junto a los del Cusco, Ica y Lima; mientras que en el otro grupo se enfrentaron Huánuco, Mollendo, Piura y Sullana. En ambos casos, avanzaban a la etapa final los que quedaran en los dos mejores puestos. La selección de Sullana que se presentó por primera vez en Lima y que le ganó 2-1 al equipo de Piura (Recorte: diario La Crónica)
Al cabo de tres fechas -que se jugaron durante dos semanas-, quedó definida la última serie, que iba a definir al campeón. A los sullanenses les tocó ganar su grupo con ocho puntos luego de vencer 2-1 tanto a piuranos como a mollendinos, y cerraron con un empate a un gol ante los huanuqueños. En la otra serie los chicameros también avanzaron seguidos por los limeños.

Pero en medio de las semifinales surgió un serio problema entre la FPF y la Asociación de Árbitros, a la que se terminó declarando en reorganización. Todo surgió durante el descanso del choque entre Piura y Huánuco el 6 de enero, cuando el juez Artemio Serra y Hurtado -también presidente de dicha asociación- se negó a seguir arbitrando si no se cambiaba la designación del exjugador de Alianza Lima Juan Bulnes para dirigir el partido de fondo de esa jornada entre Chicama e Ica, algo que consideraba como una afrenta. Al ser negada su exigencia, Serra no continuó, lo que obligó a que el resto de ese encuentro y los de esa etapa fueran dirigidos por exfutbolistas.

El arquero Moscoso de la selección de Mollendo conjura el peligro ante un ataque sullanense la vez que empataron a un gol en la última etapa del torneo (Recorte: diario La Crónica)

Invicto a su merced

Las finales se jugaron siempre en dobletes. La primera fecha fue la del 19 de enero y tuvo en el preliminar a Sullana empatando 1-1 con Mollendo, mientras que en el encuentro de fondo Lima y Chicama igualaron con el mismo marcador. Tres días después, el miércoles 22, Mollendo dio la sorpresa al vencer a Chicama 2-0, situación que se repitió cuando Sullana ganó 2-3 a Lima. Aquel cuadro capitalino estaba formado sobre la base del Sport Boys que había ganado el título de 1935, por lo que era ampliamente favorito para campeonar, ello pese a la ausencia de los jugadores de Alianza Lima que estaban de gira en Chile; y sin los de Universitario por una pelea entre sus dirigentes y los de la Liga.

La fecha final se llevó a cabo el 26 de enero y la selección de Sullana fue nuevamente preliminar, esta vez para jugar contra los de Chicama, los que tenían como gran figura a su arquero Juan Honores. Los dirigidos por el entrenador Gabriel Linares alinearon aquel histórico día con Carlos Vargas Machuca; Miguel More y Bernardino Farfán; Miguel Ontaneda, Carlos Godos y Marcos Távara; Alejandro Romero, Honorato Córdova, Martín López, Humberto Farfán y Antonio Rivera.
Una salida en falso del portero Marcos Huby -vestido de blanco- casi provoca un gol de Sullana en su partido ante la selección de Lima (Recorte: diario La Crónica)
El encuentro fue dirigido por el árbitro argentino Jacobo Weissman y tuvo como mayor novedad una mano de Godos dentro del área en el segundo tiempo, la que no fue sancionada por el juez. Con acciones ajustadas en la ofensiva, el marcador fue un 0-0 que condicionó la definición al resultado del choque entre Lima -que ya no tenía opción- y Mollendo -que requería al menos un empate para forzar un partido extra-.

Felizmente para los sullanenses, el cuadro limeño acabó goleando 5-2, dándole así por primera vez en forma exclusiva el título del Campeonato Nacional a una liga de provincia, ello luego del logro del representante de Arequipa en 1932, aunque en aquella ocasión fue compartido con Lima y el Callao. Tras ello, el arquero del equipo recibió el trofeo, el cual fue donado por el Presidente de la República Óscar R. Benavides, y que curiosamente llevaba por nombre Copa Perú.
Carlos Vargas Machuca, portero de Sullana, recibe la Copa Perú de manos de Luis Picasso, presidente de la FPF (Recorte: diario La Crónica)
Fue sin duda, un éxito impensado para muchos, uno que causó tal impacto en su región que el hecho quedó grabado en el nombre del estadio Campeones del 36. Sin embargo, de manera oficial, el torneo correspondió a 1935, según consta en los reportes de la época y en los que años después resumen el desarrollo de los títulos en cada edición posterior.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diario La Crónica


Comentarios (1)add
...
escrito por Xava , enero 26, 2016
Buen artículo.

Tengo la impresión de que no hubo final ni semifinal, tal como ustedes lo plantean. Según lo leído, más bien parece un cuadrangular y el campeón era el que tenía más puntos, y Sullana obtuvo 5 puntos y por eso campeonó. Sullana siempre jugó los preliminares. Para clasificar a la final y la semifinal se plantean dos grupos y los ganadores compiten por el campeonato, pero esto no sucedió en ese entonces...

Un comentario de alguien al que solo le gusta el campeonato nacional porque las ligas europeas carecen de emoción por su excesivo comercialismo.

Javier
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy