Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comHace ochenta años Universitario ganó un torneo en teoría no reconocido por la FPF, pero cuyo desarrollo sí se podría tomar como oficial, aunque con un importante detalle por considerar: no se trató de un torneo con formato de liga, sino de uno de copa.

 

Roberto Gando | @Roberto_Gando
Editor

Durante la década de los años treinta del siglo XX, el fútbol en el país sufrió varios e importantes cambios en su organización. De ellos, uno que resultó fundamental fue el de la unificación de las Ligas de Lima y Callao, torneos que desde 1932 se disputaron por separado. Tal acontecimiento se dio en forma definitiva el 9 de marzo de 1936, fecha en la que nació la División de Honor, luego que un año antes la FPF hubiera declarado el fútbol local en reorganización tras el campeonato que logró Sport Boys.

Tiempos bravos

La temporada futbolística local se dividió en tres partes durante 1936. En la primera se llevó a cabo una serie de encuentros amistosos, tanto de carácter nacional como internacional; en la segunda, la selección peruana disputó los Juegos Olímpicos de Berlín; mientras que en la tercera se debía disputar por primera vez el campeonato de la División de Honor, un cometido que al final no se cumplió.

Luego que los futbolistas peruanos volvieron de Europa, se esperaba que los clubes se pusieran de acuerdo para que comenzara la competencia oficial, pero el tiempo pasó sin que se llegara a una intención concreta de jugar. Así, al arribar el 31 de octubre, la Federación Peruana de Fútbol acordó en forma definitiva que la temporada oficial no se iba a disputar.

Una acción del partido entre Austria y Perú durante los Juegos Olímpicos de Berlín (Recorte: diario El Comercio)

Ante tal situación, la FPF se abocó solo a la tarea de organizar desde el 8 de noviembre un campeonato amistoso entre Alianza Lima, Universitario, Sport Boys y un Combinado de la División de Honor, cuadros a partir de los que se formó la selección peruana que participó del Sudamericano en Argentina que comenzó el 27 de diciembre al enfrentar a Brasil.

Last chance

Sin mayor expectativa por ver fútbol en Lima, y luego que la delegación peruana partió en viaje hacia Buenos Aires, durante la primera semana de diciembre surgió en la División de Honor la iniciativa por disputar un torneo entre sus ocho clubes miembros, aún pese a que las mayores figuras del fútbol en la capital no fueran a estar presentes al estar convocados por el combinado nacional.

Entre las opciones para su desarrollo se barajaron varias fórmulas; incluso la de formar un solo equipo entre Alianza, la ‘U’ y Boys, clubes que se creyó iban a tener algún problema para presentar un once competitivo al ser sus mejores futbolistas los que integraban la selección. Al final, tal idea se dejó de lado, pues los tres rearmaron sus líneas y decidieron hacer uso de los jugadores de sus cuadros de Reserva.

Atlético Chalaco sacó amplio provecho de las bajas en el plantel de Boys y lo goleó en su debut (Recorte: diario La Crónica)

La primera fecha del campeonato se programó con dos partidos el domingo 20 de diciembre. Aquel día, el primer encuentro se disputó a las 13:30 entre Sporting Tabaco y Sportivo Tarapacá Ferrocarril, con triunfo cigarrero por 3-1. Dos horas después, Atlético Chalaco se enfrentó a Sport Boys; el 'León Porteño' goleó 5-0. La jornada se completó solo la siguiente semana, cuando Alianza Lima debutó goleando 5-1 al Sucre FBC, mientras que Universitario empató 2-2 con Telmo Carbajo.

Este último resultado entre cremas y porteños obligó a usar el criterio de desempate que se estableció para el torneo: jugar dos tiempos extra de 15 minutos cada uno, y de persistir la igualdad, jugar otras dos etapas con 10 minutos de duración -recuérdese que aún no existían los penales-. La paridad, sin embargo, no se rompió luego de cumplirse con el primer criterio de desempate, lo que condujo a la suspensión del compromiso por falta de luz sobre el campo. La llave se resolvió el viernes 1 de enero, cuando con gol de Bayro la 'U' venció 1-0 al Carbajo y avanzó a la siguiente etapa, en la que se enfrentó a Chalaco.

Holgando distancias

A solo dos días de su anterior partido, a la ‘U’ le tocó volver a jugar y también a repetir la situación de llegar a tiempo extra. Al culminar el tiempo previsto, Atlético Chalaco le empató 1-1 y el juego se tuvo que suspender. En el preliminar, Alianza venció 4-3 a Sporting Tabaco y clasificó a la final, aunque el encuentro tampoco acabó, pues luego del cobro de un discutido penal a favor de los íntimos, los jugadores tabacaleros se retiraron del campo y el disparo se ejecutó sin que hubiera arquero.

Gol de José Balbuena en la llave que enfrento a la 'U' con Atlético Chalaco (Recorte: diario La Crónica)

El desempate entre cremas y chalacos se llevó a cabo el 10 de enero, fecha en la que Universitario finalmente venció 2-1 con doblete de Víctor Bielich y también avanzó a la final, la cual se disputó el 17 de enero. Jugando en el viejo Stadium Nacional de madera, la ‘U’, con goles de Flores Guerra y José Balbuena, le ganó 2-0 el clásico a Alianza Lima y se adjudicó el título de un torneo que con el tiempo perdió valor oficial, aunque revisado el caso en DeChalaca no consideramos que exista razón para que ello haya ocurrido, por lo que ensayamos algunas preguntas con respuestas al respecto.

¿Por qué se jugó?

El espíritu deportivo tuvo mucho que ver en la realización del campeonato de 1936. Hay que recordar que por entonces el fútbol en Perú tenía carácter de amateur, por lo que toda actividad futbolística cumplía más un objetivo social antes que económico.

En el caso de Lima, el desempeño de los principales equipos en la capital se hizo extrañar durante buena parte del año, por lo que se vio conveniente dar actividad a todos los futbolistas que no fueron considerados en el plantel que viajó al Sudamericano de Argentina. En suma, el torneo se jugó básicamente para generar competencia interna, y se otorgó el título de campeón como una meta de incentivo.

Escena del segundo gol de Universitario sobre el arco de Alianza Lima el día que se definió al campeón (Recorte: diario La Crónica)

¿Cuál fue el formato empleado?

El torneo de clubes en Lima fue único en su especie para la época, pues se disputó bajo un formato de copa (con fases de eliminación directa) y no de liga (con partidos entre todos los equipos, fuera en uno o más grupos). La falta de tiempo parece ser el principal motivo que llevó a la División de Honor a tomar tal medida, pues durante los meses de verano se acostumbraba cumplir la temporada internacional de amistosos.

A diferencia del campeonato de la Liga de Lima de 1935 -cuando cuatro de los cinco equipos apenas jugaron dos partidos por problemas en la organización-, en 1936 hubo cuadros, que como Boys y Tarapacá Ferrocarril, solo disputaron un encuentro porque así estaba diseñado el torneo. Así, el club que perdía quedaba automáticamente eliminado al acabar los noventa minutos o el tiempo extra.

¿Fue un torneo oficial?

Por todo lo visto, sí lo fue. En 1936, la FPF era el ente encargado de organizar el campeonato oficial a través de la División de Honor. Y aunque el tradicional campeonato de liga no se llevó a cabo, aquel torneo de copa sí tuvo su venia según la información que se desprende a través de los boletines publicados por los diarios con la programación de cada fecha.

En 2011 José Gálvez de Chimbote ganó un torneo con formato de Copa que se podría equiparar con el que en 1936 ganó la 'U' (Foto: archivo DeChalaca)

Además, los mismos diarios consideraban al torneo como de carácter extraordinario, una situación que no resultaba nueva en el medio futbolístico peruano, pues tal denominación ya se había empleado por primera vez en el Campeonato Sudamericano que en 1935 se organizó en Lima, en el que se escogió la fecha para celebrar los 400 años de su fundación. Dicho certamen se considera como oficial por la Conmebol, al igual que otras cinco ediciones posteriores adicionales de la Copa América que compartieron tal denominación de "extraordinarias" -esto sin considerar a la última Copa América Centenario, que también podría encajar en ese subconjunto-.

Incluso, si se busca hacer una comparación, se puede considerar el torneo de 1936 uno similar al Intermedio que en 2011 ganó José Gálvez. Aquel año, los equipos de Primera División (más algunos invitados de Segunda y la Copa Perú) jugaron sin sus principales jugadores mientras al mismo tiempo la selección estaba en la Copa América, la que casualmente también se celebró en Argentina.

Luego de 80 años quizá ya sea tiempo de colocar el campeonato de 1936 en su justa medida: una en la que el formato juega un papel primordial para añadir una posible nueva corona (o diploma) a la rica historia de Universitario. Esto último, recordando siempre que todo título anterior a 1966 en el Perú no puede ser considerado nacional sino de la ciudad a la que corresponde -en este caso, de Lima y Callao- y que, como está dicho, no se trató de un título de liga sino de uno de copa.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Foto: archivo DeChalaca; Recortes: diarios La Crónica, La Prensa y El Comercio


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy