Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comEste año se cumplieron dos décadas de la aparición de una publicación que, pese a alcanzar notoriedad, no se sostuvo por más de dos meses en el mercado: La Copa y Los Mejores, la primera revista deportiva full color del Perú, y dirigida por Alberto Beingolea.

 

En 1993, como ya se mencionó en la entrega anterior de Escribas y Radioloros, el mercado futbolístico tuvo un impacto muy grande en el Perú. En ese contexto, y mientras algunas publicaciones, como la revista Estadio y los emergentes diarios El Gigante (de Umberto Jara) y Todo Sport se consolidaban, apareció una propuesta semanal que, en principio, solo iba a estar enfocada en el fútbol: La Copa y Los Mejores. Bajo la dirección del ahora congresista Alberto Beingolea, esta revista fue producida con la intención -como expresa claramente Beingolea en su primer editorial- de entregarle al aficionado peruano una propuesta hecha a lo grande.

'Balán' Gonzales fue el actor principal de un amistoso ante Bolivia en 1993 y también del primer número de La Copa y Los Mejores (Recorte: revista La Copa y Los Mejores)Desde luego, para Beingolea esta no era una experiencia novedosa. Antes, en 1988, tuvo la misión de liderar Todo Fútbol, una revista semanal en la que, bajo su dirección, hicieron sus pinitos algunos jóvenes que luego lo siguieron en su aventura televisiva como Julio Menéndez, Aldo Rojas y 'Toño' Vargas. De más está decir que el lanzamiento de La Copa y Los Mejores atrajo la atención del aficionado por ser a full color (la primera con dicha presentación en el medio deportivo peruano) y su minuciosa cobertura del torneo local. De hecho, dentro de su staff contó con los mejores redactores, fotógrafos, diseñadores y diagramadores del momento, como bien lo señaló Beingolea en el "play de honor" de la revista.

La Copa y Los Mejores, que solo llegó a editar 10 números, constó de 64 páginas netamente vinculadas al fútbol local e internacional, a un precio de S/.4, y con entrevistas y reportajes que tenían una óptica diferente a lo que se habituaba realizar en los medios de la época. Antes de su lanzamiento, se editó la edición número 0, de prueba, que solo se hizo llegar a las personas ligadas al fútbol, y las respuestas, por cierto, fueron aprobatorias. La revista salía a la venta todos los días martes y su primera aparición fue el 8 de junio de 1993. Aquel día, La Copa y Los Mejores tituló Luchando por el Perú y en la portada estaba Andrés Gonzales y el boliviano Modesto Soruco disputando un balón. La ocasión del lanzamiento, pues, fue el amistoso en el que la selección peruana derrotó por 1-0 a Bolivia con el recordado tanto de 'Balán'.

El equipo

La dirección de la revista corrió a cargo de Alberto Beingolea (Recorte: revista La Copa y Los Mejores)Como ya se mencionó, Alberto Beingolea Delgado lideraba el staff al ser el director de La Copa y Los Mejores. Jaime Pulgar-Vidal, quien también integraba su equipo televisivo (en Acción y Goles en Acción) era el Jefe de Redacción. La plana de redactores estaba compuesta por Nelson Alvarado y Luis Carlos Arias-Schreiber, quienes tenían un rol más importante en la elaboración de artículos y sobre todo en las coberturas de la selección peruana. Asimismo, Walter Arana, Luis Villanueva (solo estuvo en las dos primeras ediciones) y Enrique Vareleib (sucedió a Villanueva) completaban el equipo de redacción.

Uno de los grandes aportes de La Copa y Los Mejores fue el aspecto visual por el que estaban rodeados sus informes y reportajes (como se mencionó, todos a full color, algo nunca antes visto en el medio deportivo local). Ello, obviamente, tenía mucho que ver en el toque de calidad de la empresa encargada de la diagramación y composición de textos (Pigati Graph SA), pero tenía su valor agregado en el notable aporte fotográfico del uruguayo Sengo Pérez, además de Walter Hupiú, Orlando Mendoza y Samuel Ugaz.

Desde luego, la plana de La Copa y Los Mejores era más extensa, ya que contó con hasta siete corresponsales en el interior del país, todos de las ciudades donde había fútbol de Primera División: Raúl Rojas (Arequipa), Alberto Paniagua (Cajamarca), Aníbal Vásquez (Cusco), Walter Morón (Huánuco), Tito Vera (Pasco), Ernesto Huamán (Sullana) y Luis Gómez (Trujillo). La revista fue impresa por Editorial Navarrete y sus oficinas de redacción se encontraban en la Calle Gozzoli 224, en San Borja.

Las secciones

Las preguntas de la sección Tóquela en Primera para Waldir Sáenz, el goleador de la temporada 1993 con Alianza (Recorte: revista La Copa y Los Mejores)La Copa y Los Mejores se caracterizó por poseer una amplia variedad de secciones, las cuales nutrían una gran cantidad del contenido de la revista. Una de las más recordadas era Tóquela en Primera, sección exclusiva de entrevistas en las que se formulaban 60 preguntas de índole futbolero, político y hasta privado al invitado de turno. A lo largo de las diez entregas que tuvo la revista, solo desfilaron los siguientes jugadores de la selección peruana: Waldir Sáenz (quien en una de las preguntas respondió que le gustaba coleccionar tarjetas de quinceañeras), Álvaro Barco, Flavio Maestri, Miguel Miranda, Percy Olivares, Ronald Baroni, José Carranza, Juan Reynoso, Roberto Palacios y Julio Rivera.

También engalanaban la propuesta impresa de La Copa y Los Mejores secciones como Fin de Fiesta, que eran piqueos noticiosos sobre los hechos ocurridos post partidos en el torneo local, Qué Ruede, que eran noticias internacionales, y ...Y Que Siga Rodando, enfocado en las noticias locales. Asimismo, una sección recurrente para los nostálgicos era Es Historia, que en sus diez entregas revivió los momentos importantes de la historia de la selección peruana, como los títulos de la Copa América de 1939 y 1975, los Clásicos del Pacífico, y la participación de la selección en las Eliminatorias de 1957, 1961, 1965, 1969, 1973 y 1977.

Nicolás Delfino, el doctor Jorge Alva, Jorge 'Chupo' Arriola y Alberto Espantoso aparecen mezclados en la sección Entre Copa y Copa (Recorte: revista La Copa y Los Mejores)Otras secciones complementarias de La Copa y Los Mejores era Fútbol para Ver y Oír, una sensacional guía en la que se recopilaban los horarios de todos los programas deportivos de radio y televisión en el Perú. Además, también destacaba Entre Copa y Copa, una sección visual de sociales con protagonistas futboleros (jugadores o dirigentes); Cartas de la Tribuna, que eran las opiniones de los lectores -vía correspondencia- sobre temas del momento futbolístico, todos dirigidos al director de la revista, y que eran respondidos (se intuye que por Beingolea) al pie de la misma. Y por supuesto, en la última página aparecía La Mejor, una secuencia fotográfica que destacaba a la chica más agradable que capturaba el lente fotográfico en algún estadio local o del exterior.

Las coberturas

En la corta existencia de La Copa y Los Mejores, hubo dos coberturas muy marcadas que fueron el sello distintivo de la revista: la primera, sin lugar a dudas, fue el gran despliegue que se le dio al Torneo Intermedio de 1993, que justo encajó con la aparición de la revista, en un momento en el que el Descentralizado estaba paralizado por la participación de la selección peruana en la Copa América y, posteriormente, en las Eliminatorias. El aporte periodístico para con el Torneo Intermedio fue casi completo ya que, si bien sacaron fichas de todos los partidos, lo hicieron desde la fecha 2, la cual coincidió con el lanzamiento de la revista. Asimismo, semanalmente se consideró el equipo ideal de cada jornada disputada y, como es obvio, se eligió al mejor de cada fin de semana.

Uno de los equipos ideales que apareció en la revista durante el campeonato del '93 (Recorte: revista La Copa y Los Mejores)Toda la cobertura del Torneo Intermedio también se pudo matizar dentro de las secciones antes descritas como Fin de Fiesta y ...Y Que Siga Rodando. Por supuesto, le dedicó un especial a la consagración de Municipal tras vencer en la final a Sipesa.

Otro torneo que tuvo una extensa cobertura de La Copa y Los Mejores fue la Copa América de Ecuador, la única en el exterior que se realizó en la historia de la revista, y que tuvo como enviados especiales a Luis Carlos Arias-Schreiber y Sengo Pérez. Durante el torneo, la revista le hizo un seguimiento exclusivo a la selección de Vladimir Popovic, aunque también se dio tiempo para estar presente en otros partidos del certamen, como bien se pueden corroborar en los créditos de algunas fotos.

Otro aspecto importante en las coberturas de La Copa y Los Mejores fue la columna de Alberto Beingolea. Allí, normalmente se planteaban opiniones constructivas sobre los problemas que acarreaba la selección peruana, así como también argumentos tácticos de sus partidos en aquel tramo de 1993. La posición de Beingolea en dicha columna, con sello editorial, enmarcaban claramente la propuesta periodística de La Copa y Los Mejores: la de procurar una línea seria con un enfoque que contribuya al crecimiento de nuestro fútbol y, por supuesto, lejos de la mediocridad.

Las curiosidades

Vladimir Popovic fue muy cuestionado en su paso por la selección peruana y la revista tuvo la ocasión de abordarlo (Recorte: revista La Copa y Los Mejores)Pese a no gozar con abundantes publicaciones, La Copa y Los Mejores tuvo un periplo marcado por sucesos complicados, reflexivos y hasta anecdóticos. Un momento cumbre se presentó en la edición N°5, cuando Luis Carlos Arias-Schreiber, desde Guayaquil, entrevistó al serbio Vladimir Popovic. Aquella vez, al DT de la selección peruana no le cayeron bien preguntas sobre algunos cambios nominales que habría que hacer en la blanquirroja, y terminó explotando en plena charla, tanto que el periodista Miguel Humberto Aguirre de RPP tuvo que intervenir para calmar los ánimos del entrenador.

Otra publicación top en La Copa y Los Mejores fue la vez en que Nelson Alvarado entrevistó a Juan Carlos Oblitas, por ese entonces asistente de Popovic, y le preguntó por el tan mentado tema de las argollas. Oblitas afirmó que el tema era repetitivo y que él sí creía en las argollas, básicamente porque la selección debía ser una gran argolla que apunte al mismo objetivo. Para el 'Ciego', fortalecer el grupo humano no era otra cosa más que formar una argolla sólida y capaz, y no algo relacionado a un manejo oscuro.

Las Eliminatorias de 1993 tuvieron de todo, hasta errores involuntarios en la cobertura de los partidos (Recorte: revista La Copa y Los Mejores)Por otra parte, en la edición N°6, no se puede pasar por alto la notable entrevista que Luis Carlos Arias-Schreiber le hizo al recordado periodista deportivo uruguayo Diego Lucero, que por ese entonces ya era el más veterano en vigencia y también el único que había cubierto todos los mundiales de fútbol desde 1930. Asimismo, otro artículo que atrajo las miradas fue aquel en el que se presentó los apodos de los jugadores que disputaron la Copa América de Ecuador, pero rotulado por categorías (felinos, equipos, mamíferos e insectos, entre otros).

Una característica particular de La Copa y Los Mejores es que en casi todas sus entregas incluyó pósters coleccionables de los jugadores de la selección peruana, como Julio Rivera, José del Solar, Miguel Miranda, Juan Reynoso, José Carranza, Dario Muchotrigo, Percy Olivares y uno en formación de todo el plantel. Solo hizo dos excepciones: en la edición N°6 trajo un coleccionable sobre las mejores postales de la Copa América de 1993 y, en la edición N°7, rompió su esquema de revista netamente futbolera y lanzó un coleccionable relacionado al 5-0 que le infringió Perú a Puerto Rico en la Copa Davis, lo que le valió volver al Grupo Uno de la Zona Americana.

Hay, por cierto, dos detalles más que no se pueden dejar pasar por alto en La Copa y Los Mejores: en la edición N°8 cometió un desliz ortográfico al titular con un "Se quizo pero no se pudo (sic)" la crónica del Perú 0 - Argentina 1 por las Eliminatorias a Estados Unidos 1994. Obviamente, se hizo enmienda al error en la siguiente publicación de la revista (debió decir "Se quiso pero no se pudo"). A su vez, en la edición N°9 y 10, el periodista Umberto Jara participó como columnista invitado, básicamente para brindar su punto de vista sobre las caídas de Perú ante Colombia en Lima y ante Paraguay en Asunción, ambas por las Eliminatorias a Estados Unidos 1994.

El final

El rápido adiós a Vladimir Popovic contrastó con la fugaz aparición de la revista que con este número dejó de circular en el medio (Recorte: revista La Copa y Los Mejores)Por factores que se desconocen (aunque se pueden intuir), La Copa y Los Mejores no pasó de las diez ediciones. De más está decir que le costó sobrevivir en un momento complicado: la seguidilla de derrotas de una selección de Popovic que no cuajaba, además de sobrellevar sus publicaciones con un torneo paralizado -por la Copa América y las Eliminatorias a Estados Unidos 1994- que hicieron que su enfoque esté orientado en un Torneo Intermedio que, a decir verdad, importaba muy poco al aficionado común y corriente.

Tras la edición N°6, se pudo palpar que el camino hacia el ocaso estaba muy cerca. De hecho, entre ese número y la edición N°7, la revista dejó de salir una semana. Y su reaparición incluyó, capaz como una estrategia para encontrar mayores adeptos, el ya mencionado coleccionable sobre Perú en la Copa Davis, lo cual dio paso, a partir de la edición N°8, a una amplia sección multideportiva, que incluía disciplinas como el ciclismo, atletismo, automovilismo, vóley y tenis. 

Por cierto, desde la edición N°8, La Copa y Los Mejores pasó a costar S/.5 y, en su última entrega, la edición N°10, que salió al mercado el martes 17 de agosto de 1993, mostró un cambio radical en su presentación: su impresión fue hecha en un papel couché simple, lo cual sugería la existencia de algún problema con los costos del producto. Lo cierto es que, tras dicha publicación, que tuvo como portada a un Vladimir Popovic resignado tras caer en Paraguay, y como titular un Y ahora qué? Ya todos nos ganaron, la revista La Copa y Los Mejores salió de circulación. Su desaparición pasó desapercibida, pero el legado que dejó Beingolea, acaso el menos conocido en su trayectoria periodística, y aunque ya hayan pasado 20 años desde entonces, sin duda será imborrable.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: revista La Copa y Los Mejores

Comentarios (4)add
...
escrito por mencheli , noviembre 07, 2013
Estoy sorprendido ... nunca la detecte y dado que siempre fui de estar atento a lo que salía diariamente deduzco que tuvo poca difusión y publicidad .. Ahora, el nombrecito si que era un desastre .. muy poco vendedor (que copa? .. por ejemplo) ... La que si recuerdo bien y que incluso llege a coleccionar fue Once que también hizo patear el tablero a Maturana... aquí si se ve el ojo del que puso el nombre .. buenísimo ... creo que era de Umberto Jara?
...
escrito por Jose , noviembre 08, 2013
@Mencheli.

El nombre de Once -buena revista y excelente nombre - no tiene nada de original.

La revista francesa Onze (Once) aparecio en 1976, y en su momento fue toda una novedad al tratarse de la primera revista de futbol a nivel mundial que era toda a color. En 1989 se une con la tambien francesa Mondial, pasando a llamarse Onze-Mondial hasta el cese de su publicacion a comienzos de este anho.

...
escrito por ricardo C , noviembre 09, 2013
Tengo casi todos los numeros de esta revista que en esa epoca era lo mejorcito, buen papel, a color, buena infor, no como estadio que era como un "enlatado" de otras publicaciones... lastima que duro muy poco, creo que 10 ediciones, tendra 7 de esas ediciones buena publicacion !
...
escrito por VÍCTOR ARTURO , noviembre 09, 2013
Amigos de Dechalaca.com, ahora les falta el artículo respecto a El Gráfico Perú, que también marcó época en el periodismo deportivo nacional. ¿No pudieran también hacer otra nota sobre la presencia e influencia de dos importantes revistas deportivas argentinas a fullcolor, como El Gráfico y Goles, de las decádas de los 70 y 80, que siendo púber en Huancayo y al no poder comprarlas esperaba que un amigo mayor que me las prestara después de que las leyera, para luego yo devoralas. Anécdotas inolvidables, aquel amigo sabía que me fascinaban ambas revistas, junto a Ovación, por supuesto, y para prestármelas me ponía como condición que ataje por su equipo en esos tradicionales encuentros ("pichangas") de amigos de barrio, cuando fluctuaba entre los 14 y 15 años. Felicitaciones por ser la mejor publicación deportiva peruana por internet
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy