Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comNo fue un periódico deportivo, pero sí la mejor vitrina periodística del fútbol peruano durante varias décadas. En 2012 se celebraron los 100 años de fundación del viejo, legendario y desaparecido diario La Crónica.

 

La Crónica nació mientras se hundía el Titanic. Circuló por primera vez en las calles limeñas el 7 de abril de 1912, diez días antes del accidente del transatlántico. La minuciosa cobertura que le dio a la tragedia le permitió conseguir, como anota Juan Gargurevich en La prensa sensacionalista en el Perú, una rápida lectoría y fortuna inicial. Fue el formato, sin embargo, el que le dio una identidad que lo distinguió para la historia: sus reducidas dimensiones lo convirtieron en el primer tabloide que tuvo el Perú.

La primera imagen de un partido de fútbol que publicó La Crónica, con las pirámides como marco (Recorte: diario La Crónica)Su primer propietario fue el fotógrafo portugués Manuel Moral (quien había fundado la emblemática revista ilustrada Variedades). Tuvo como director al escritor Clemente Palma, autor de Cuentos Malévolos e hijo del tradicionalista. Su primer jefe de redacción fue el poeta José Gálvez Barrenechea. La coyuntura nacional también fue propicia: La Crónica catapultó, cuando el triunfo del civilismo se daba por descontado, la campaña presidencial de Guillermo Billinghurst. El periódico destacó, desde un principio, por su excelente calidad gráfica, con fotos, titulares grandes y una ágil cobertura internacional (entre otras perlas, fue el primer medio que publicó la fotografía de un cadáver en primera plana: la del anarquista francés Jules Bonnot, en mayo de 1912).

El fútbol estuvo en sus páginas desde el principio, aunque sin el gran despliegue que lo caracterizaría en años posteriores. Del torneo peruano de 1912, el primero oficial en la historia, no brindaba todos los resultados. Sin embargo, llegó a publicar fotografías de los clubes participantes, algunas completamente inéditas. Su primera noticia deportiva, publicada el 16 de abril, fue un partido de “football” en las Pirámides de Egipto, dentro de su sección Extravagancias. Sus primeras fotos futbolísticas fueron de un encuentro (aparentemente de aficionados) entre peruanos e ingleses.

Pese a lo que indica la leyenda, el equipo que aparece es el Association, que cayó derrotado por Lima Cricket en el primer reporte de un partido publicado en La Crónica (Recorte: diario La Crónica)Su primera crónica de un partido oficial data del 9 de junio de 1912 (Lima Cricket 5 – Association 0): “Desde que se comenzó a practicar este deporte entre nosotros, jugadores muy bien dotados y de excepcionales facultades no rindieron todo lo que pudieron dar a sus teams por el maldito empeño de obtener éxitos personales”, reza un extracto. Cualquier parecido con el presente, no es coincidencia.

De mano en mano

El primer partido de la selección peruana fue un acontecimiento que La Crónica reportó en su primera página (Recorte: diario La Crónica)La explosión futbolística ocurrió a mediados de la década del veinte. La Crónica se ligó mucho a las clases populares y la vocación política (su respaldo exitoso a Billinghurst) se diluyó pronto: fue pionero del periodismo policial y se ganó fama de escandaloso. También supo aprovechar la afición hacia una disciplina deportiva emergente: el fútbol. Ya en 1927, cuando la selección peruana jugó su primer encuentro oficial por el Sudamericano de Lima, podía verse un tratamiento informativo y gráfico más pulcro en La Crónica que en diarios emblemáticos, como El Comercio o La Prensa.

Ante la Crisis de 1929, Moral vendió su empresa (y el diario) al diputado Pedro Dulanto; Manuel Cisneros Sánchez se convirtió en presidente del Directorio. Los treinta fueron años de traspasos: en 1931, La Crónica fue adquirida por el magnate norteño Rafael Larco Herrera y, a fines de esa década, pasó a manos de la familia Prado, respaldando, desde luego, la candidatura de Manuel Prado Ugarteche, en 1939. Se formó un consorcio que tuvo como presidente de Directorio, nuevamente, a Cisneros Sánchez.

La Crónica continuó brindando una cobertura deportiva apropiada para la época. Como casi todo en el deporte peruano, un punto de quiebre se dio con los Juegos Olímpicos de Berlín 1936: el secretario de la delegación peruana, Alfredo Narváez, y el basquetbolista Jorge ‘Koko’ Cárdenas fungieron de corresponsales del diario desde el lugar de los acontecimientos, en la que fue su primera cobertura con enviados en el exterior. Ambos, posteriormente, se integrarían a la plana de redactores, en un equipo capitaneado por Óscar Paz. Pero la gran revolución ocurriría diez años más tarde.

La revolución de ‘Pocho’

Un joven Alfonso 'Pocho' Rospigliosi entrevista a Wálter Ormeño, arquero de la selección peruana durante el Sudamericano de 1949 (Recorte: diario La Crónica)Existe un nombre indesligable al ámbito deportivo de La Crónica y es el de Alfonso ‘Pocho’ Rospigliosi. ‘Pocho’, muy joven (no cumplía aún la mayoría de edad) y delgadísimo, ingresó al periódico en 1947, cuando el jefe de redacción ya era el emblemático Pedro Morales Blondet (alias ‘Pedro Moro’).

Cuando entró ‘Pocho’, la edición de la tarde tiraba 3 mil ejemplares; diez años más tarde, bordeaba los 250 mil. La carrera de ‘Pocho’ saltó con el Sudamericano de 1949, en Brasil. ‘Pocho’ no estaba asignado para viajar en un principio, pues Alfredo Narváez iba con la delegación como preparador físico y eso se aprovecharía para que ejerciera la corresponsalía; sin embargo, Rospigliosi se las ingenió para convertirse en enviado especial mediante un acuerdo con Braniff, la línea áerea de moda. Su amplísima cobertura, repleta de fotografías y autógrafos de los protagonistas lo hizo escalar posiciones y en los cincuenta asumió la batuta de la sección deportiva de la edición vespertina, mientras que la matutina seguía a cargo de Óscar Paz.

El primer número de La Tercera, edición de La Crónica que ganó renombre en pocos años (Recorte: diario La Crónica)En 1953, la edición de la tarde se dividió entre La Segunda (que salía a las 11 de la mañana y estaba dirigida a provincias) y La Tercera de La Crónica (que luego se denominó, a secas, como La Tercera). Esta última fue dirigida por ‘Pocho’: tenía 24 páginas, de las cuales doce eran netamente deportivas. Los días de semana, salía generalmente a las 2 de la tarde, para que coincidiera con el horario de almuerzo. Los fines de semana, se retrasaba la edición, para publicar los resultados de los partidos y, de ser posible, alguna foto (ya en la primera edición del día siguiente, se ampliaba la cobertura).

Una sección se convirtió en un hit: ‘Pocho’ lanzó La Coctelera, que tenía dos páginas repletas de datos cortos sobre fútbol y que pronto se convirtió en la sección más leída del diario; en ella, Rospigliosi firmaba con el seudónimo de ‘Liotrasilio’. Formó una plana de redacción de muy buen nivel, conformada por muchos periodistas jóvenes que, como requisito, se especializaban en una disciplina adicional al balompié. Los nombres más emblemáticos fueron los de Antenor ‘Lolo’ Carrera (natación), quien llegó procedente de El Comercio; Raúl Dreyfus (vóley), el argentino Boris Sojit (boxeo), Litman Gallo (básquet), Manuel ‘Pavito’ Rodríguez y una leyenda viva del periodismo deportivo, Teodoro ‘Lolo’ Salazar (atletismo), quien llegó al diario en 1955. Un año más tarde se sumaría, en la función mixta de fotógrafo y redactor, Carlos Enciso, actual jefe de prensa de la ADFP.

Una edición de El fotógrafo de cabecera, en los cincuenta, fue Luis ‘La Momia’ Flores; otros nombres importantes fueron los de Tolentino Alegre, el mítico Alfonso ‘Ojo Mágico’ Ego Aguirre y Virgilio Molero, quien siguió en el diario hasta sus últimos tiempos.

La línea que asumió La Tercera resultó transgresora: privilegió la defensa del espectáculo, con un enfoque que lindaba entre lo periodístico y lo publicitario, orientado a despertar afición. El ejemplo más emblemático ocurrió en agosto de 1953, cuando ‘Pocho’ lideró una campaña para que (con el argumento de que “estaba haciendo goles en las prácticas”) ‘Lolo’ Fernández jugara el clásico que significó su despedida.

En la edición matutina, en 1962 Óscar Paz le dejó la posta a Augusto Chávez Costa, quien conformó un plantel en el que destacaban Carlos Paz Cafferatta (hijo de Óscar) y César Mindreau. Pero los años de ‘Pocho’ fueron los de mayor apogeo para La Crónica y La Tercera. Hubo coberturas inimaginables en estos tiempos de la Internet: para el Mundial de México 1970, se decidió enviar a un redactor a verificar in situ cómo se preparaba cada uno de los seleccionados participantes, y por eso ‘Lolo’ Salazar viajó, durante cinco meses, uno a uno a los 15 países que competían junto a Perú en la justa.  Pero en 1974, todo llegó a su fin.

Con botas y con chimpunes

Los campeonatos de fulbito eran infaltables en la época de 'Pocho' Rospigliosi en La Crónica, a quien aquí vemos con su equipo junto a -entre otros- Litman Gallo y 'Lolo' Salazar (Foto: cortesía Teodoro 'Lolo' Salazar)En 1970, el Gobierno Militar de Juan Velasco Alvarado expropió el Banco Popular, que manejaba el periódico, a la familia Prado; La Tercera y La Crónica pasaron a formar parte de Editora Perú (que editaba El Peruano). Fue una expropiación indirecta y en la sección deportiva no se sintió el golpe. Pero, cuatro años después, el remezón los noqueó.

Con la expropiación de los medios, Guillermo Thorndike asumió la dirección de La Nueva Crónica; el 23 de agosto de 1974, ‘Pocho’ y todo su equipo fueron despedidos de La Tercera. Según se dice, el Gobierno Militar no veía con buenos ojos la política de Rospigliosi de rescatar el ángulo comercial en el fútbol pues reñía con el espíritu amateur que se quería promover. Se produjo la diáspora y algunos de los redactores se marcharon con ‘Pocho’ a Extra, pero otros siguieron diversos caminos.

El plantel de periodistas que trabajó en La Crónica cuando 'Lolo' Salazar asumió la jefatura de la sección deportiva (Foto: cortesía Teodoro 'Lolo' Salazar)En el último lustro de esa década, el periódico dejó sorpresivamente el formato tabloide y asumió el de dos cuerpos. Incorporó muchísimos suplementos (uno de ellos en quechua). No fue necesariamente una caída libre, aunque su tiraje de 80 mil ejemplares distaba de los 250 mil que consiguió en las dos décadas anteriores. Pero la cobertura deportiva siguió siendo su sustento: ‘Lolo’ Salazar fue reincorporado en 1976 como nuevo jefe de deportes, y formó un nuevo equipo cuyos puntales eran Carlos Tueros, Luis Villanueva, Raúl Carrasco Bernazzi, Alberto Balbuena y, por supuesto, la experiencia de ‘Lolo’ Carrera. Posteriormente, se incorporarían Carlos Chocano y Armando Campos Fernández.

La Crónica volvió al tabloide en 1980, con el regreso de la democracia; sin embargo, siguió perteneciendo a Editora Perú. El diario, si bien siempre había estado ‘acomodado’ al poder de turno, nunca había asumido compromisos políticos de forma explícita: de pronto, se convirtió en un órgano de los gobiernos siguientes, con mayor ímpetu, incluso, que durante la dictadura militar. Perdió espontaneidad; durante el primer gobierno aprista, sus primeras planas reproducían citas textuales (casi a nivel del Granma en Cuba) de los ‘balconazos’ de Alan García. Pasaron por la dirección del diario diversos personajes, desde un intelectual como Augusto Tamayo Vargas hasta Ricardo Miranda Tarrillo (‘Rimita’), el gestor de los inefables torneos regionales de los ochenta.

La Crónica Deportiva le permitió a su diario matriz subsistir un tiempo más antes de salir de circulación (Recorte: diario La Crónica)La lectoría de La Crónica quedó anclada al respaldo popular que tuvieron los gobiernos de Belaunde y García. Desplazada, asimismo, por nuevos diarios con formatos más coloridos, irreverentes y agresivos (predecesores de la prensa ‘chicha’ de los noventa), su colapso fue irreversible.

Los últimos días de La Crónica

Si La Crónica no murió antes, fue porque siguió respaldándose en el fútbol: dentro del diario, se lanzó una sección llamada La Crónica Deportiva, aparte de La Tercera. Como los diarios deportivos no abundaron en esa época, el gancho futbolístico le permitió sobrevivir.

Ya no pertenecía a La Crónica, pero la huella de 'Pocho' Rospigliosi se hizo sentir en su redacción el día en el que falleció (Recorte: diario La Crónica)‘Pocho’ tuvo un brevísimo retorno en 1986, luego de dejar El Comercio (su salida coincidió con la aparición de Deporte Total). Fue su penúltimo trabajo en el periodismo impreso, antes de dirigir El Nacional hasta su muerte, en 1988. ‘Lolo’ Salazar se mantenía como jefe de deportes, mientras que Litman Gallo quedó al mando de La Tercera.

En 1990, como señala Domingo Tamariz en Memorias de una Pasión, el tiraje de La Crónica superaba apenas los 2’500 ejemplares, de los cuales 1’500 se regalaban en las oficinas del Estado. Estaba sentenciado a muerte y el gobierno de Alberto Fujimori dictaminó su fin: La Crónica desapareció de los quioscos el 22 de diciembre de 1990. La Tercera vivió conectada al respirador artificial hasta abril de 1992. Con ambos, murió toda una era en el periodismo deportivo nacional: su hundimiento, a diferencia del Titanic, pasó casi desapercibido.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: cortesía Teodoro 'Lolo' Salazar; Recortes: diario La Crónica

Comentarios (8)add
...
escrito por mladen , diciembre 29, 2012

Pocho fue aliancista.
...
escrito por Daniel Kanashiro , diciembre 29, 2012
Muy buen recuerdo de un diario que hizo história entre el periodismo deportivo. Gracias por "reengancharnos" a épocas donde era un placer salir al kiosko en short y sayonaras para comprar (en mi caso) "la Tercera".
...
escrito por cesar , diciembre 30, 2012
pocho rospigliosi fue hincha de valeriano y del boys.
...
escrito por aldo , enero 01, 2013
como le dolio a poxo que cristal humille al alianza con toda su gente en matute... hoy superamos a su equipo en titulos...salud cristal!
...
escrito por javier espinar , enero 02, 2013
Pocho era hincha del Atlético Chalaco
Como se extraña esos domingos vibrantes escuchando a Pocho
...
escrito por Marilú Cerpa Moral , noviembre 03, 2013
Hola Moral, mi abuelo, no pudo haber vendido la Crónica en 1929 porque él murió en 1913, justamente este jueves 7 se cumplen 100 años de su fallecimiento.
Saludos
...
escrito por Julio Rivas Marzo , septiembre 07, 2015
Yo trabajé en La Crónica, Segunda de la Crónica y la Tercera también y en Variedades de 1970, fui diagramador y diseñador junto con el "artista" Leonardi, maestro de la caricatura. Por eso siento tanta nostalgia de aquel diario que daba la hora en todo el Perú con grandes periodistas y fotógrafos que componían la plana de aquel entonces, Mis mejores recuerdos De La Crónica
...
escrito por Carloa Alberto Inca , octubre 19, 2015
Me acuerdo q' recortaba muchas fotografias de la Tercera de la Cronica>{>>muy intetesante la reseña de los colegas de antaño>>>>sin dudas decanos en el Deporte>>>>{saludos desde >>>New Orleans >{{{a los colegas deportivos mañana Martes>>>>celebrando un año mas de entrega al deporte>>>>>>
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy