Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa primera experiencia de Pablo Bengoechea en el fútbol profesional peruano terminó con un título nacional luego de haber conseguido el Apertura y Clausura. En su corta carrera, el exentrenador de la selección ha mostrado que el éxito no le es esquivo.

Manolo Núñez | @Manolonf
Editor

Aunque parecía desconocido para varios periodistas del medio, la carrera futbolística de Pablo Bengoechea estuvo ligada al éxito en todo momento. Símbolo de Peñarol, obtuvo el título en Uruguay en reiteradas ocasiones con el carbonero y hasta levantó trofeos con la celeste. Consiguió dos títulos de Copa América (1987 y 1995) siendo responsable directo al anotar goles en las dos finales continentales que disputó. Sin dudas, una persona acostumbrada a ganar.

Si bien solamente pudo jugar una Copa del Mundo (Italia 1990), su personalidad y sus logros lo volvieron un hombre de fútbol que ya había trabajado en el Perú junto con Sergio Markarián. Pero el fútbol peruano le tenía una revancha a Bengoechea y este la supo aprovechar.

Su llegada a Alianza Lima se daba como un acierto ya que el club necesitaba de alguien con mentalidad ganadora y que supiera manejarse ante la presión. El discurso pausado y alturado dio a notar en todo momento la confianza que tenía el DT en lo que estaba haciendo y en sus jugadores. Alguien que sabe de este deporte entiendo cómo funciona, y de hecho Bengoechea es alguien acostumbrado a ganar.

Conocedor del banquillo

Pablo Bengoechea había demostrado su capacidad en Peñarol. Con Alianza Lima suma un título más. (Foto: padreydecano.com) 

Y no solo como jugador. La corta carrera como entrenador del uruguayo se ha codeado con el éxito casi de inmediato. En su experiencia como DT de Peñarol -en donde dirigió a jugadores de la talla de Diego Forlán y Marcelo Zalayeta- obtuvo el Clausura 2015 -aunque no pudo quedarse con el título nacional ya que cayó ante Nacional en la semifinal- y el Apertura de 2015. Al ser cesado, no fue líder directo del Peñarol campeón de 2016, pero se quedó con una estadística significativa: de los cinco torneos cortos que dirigió, el Torneo de Verano de este año ha sido el único que no ha ganado.

Esa facilidad para manejarse y llegar al éxito es lo que hizo que su discurso calara hondo en sus jugadores, a los cuales ya conocía bien como Rinaldo Cruzado y Luis Ramírez, y especialmente Luis Aguiar, a quien ya había dirigido en Peñarol. Su capacidad para potenciar a ese tridente de la medular explica en buena parte la mejora paulatina de Alianza Lima durante el año. A la que sumó la llegada de Carlos Ascues -otro jugador que conocía bien- que fue clave para obtener puntos importantes en el Clausura.

Bengoechea llegó a Alianza Lima con la consigna de que el club necesitaba con urgencia obtener el título. Lejos de declaraciones grandilocuentes, se puso eso como objetivo y trabajó en silencio para armar un equipo competitivo y ganador. El Alianza Lima 2017 tiene su sello por donde se le mire. Porque si bien inició generando dudas, el cuadro victoriano ha terminado el año dejando esa sensación que incluso en partidos en donde podría estarla pasando mal, de alguna manera iba encontrar darle la vuelta. Sólo los que saben de fútbol pueden manejar esos contextos, y el que más sabe suele ser 'El Profe'.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: padreydecano.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy