Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comHace cincuenta años el Dínamo Moscú jugó un amistoso con Alianza Lima. Entre las filas del cuadro soviético se encontraba Lev Yashin, legendario portero e imagen del póster oficial del Mundial Rusia 2018, quien mostró su habilidad en el estadio Nacional ante más de 26 mil personas.

Daniel Orrego | @dorrego1411
Redactor

El póster oficial de la Copa del Mundo muestra la imagen de un portero estirándose para atrapar un balón que tiene cierta semejanza con nuestro planeta y que refleja la silueta del territorio del país anfitrión en su superficie. El elegido para aparecer en este icónico elemento no es otro que Lev Yashin, legendario jugador ruso y único guardameta en la historia en obtener el Balón de Oro.

‘La Araña Negra’, como es conocido en el ambiente deportivo, no solo demostró su gran habilidad en Europa, sino que en más de una ocasión viajó hacia esta parte del mundo como uno de los abanderados de la ya extinta Unión Soviética. Es así que hace cincuenta años, el 5 de diciembre de 1967, visitó el Perú como parte de una gira que realizaba el poderoso Dínamo de Moscú, único club en el militó durante su carrera, para enfrentar a Alianza Lima.

No era la primera vez

Yashin ya había visitado el Perú dos años antes y la principal diferencia que mostró, de acuerdo a las noticias de su llegada, era la actitud que mostraba ante el público. Pasó de ser un tipo hosco y amargado, a uno sonriente, locuaz y atento a las solicitudes de los reportes gráficos que lo rodearon en su llegada al aeropuerto Jorge Chávez. El Dínamo llegó el día anterior al encuentro, en un vuelo desde París que arribó al mediodía, con un plantel de 20 jugadores que iniciaban en Lima una serie de viajes por América que incluían escalas en Colombia, Venezuela y El Salvador.

Vadim Ivanov intenta despejar ante la presión de Teófilo Cubillas, mientras Rajkov y Dolbonosov observan atentos. (Recorte: diario La Crónica) 

El encuentro realizado en el estadio Nacional, y programado para las 21:30 de ese lunes, convocó a más de 26 mil personas. Por un lado destacaban Georgi Ryabov, Vladimir Kozlov y Gennadiy Gusarov en el cuadro moscovita, nombres difíciles de pronunciar y que se incluyen dentro de curiosos errores de ortografía encontrados en los diarios de la época; mientras que los íntimos contaban en sus filas con Víctor ‘Pitín’ Zegarra, Pedro ‘Perico’ León, Téofilo Cubillas. Al portero visitante se le recordaba por una actuación lejos del nivel esperado y esta era una oportunidad de mostrar el verdadero valor del que es considerado el mejor jugador en esa posición de la historia del deporte.

Era común sumar más de un jugador de otro equipo para formar una especie de combinado nacional al enfrentar a cuadros europeos que visitaban el Perú. Sin embargo, Rafael Castillo, técnico que hacía su estreno con el conjunto victoriano en ese amistoso, mostró respaldo a sus dirigidos y decidió solo sumar a Héctor Bailetti, atacante del Porvenir Miraflores, quien le había dado el triunfo a su equipo el fin de semana anterior ante Universitario, en reemplazo de Julio Baylón.  

Sentido arácnido

El resultado final fue 0-1. El gol de la victoria, obra de Yuri Vshivtsev, llegó tras un error compartido entre la defensa blanquiazul: Armando Lara, Jorge Barreto y Román Villanueva se estorbaron al intentar despejar un centro y el mediocampista rival añadió el balón con la portería desguarnecida. Se armó una pequeña polémica al respecto pues el golero aliancista declaró, al final del duelo, que se había marcado un off side previo, pero su protesta solo se registró como algo anecdótico.

Lev Yashin en una de sus notables intervenciones en el estadio Nacional. (Recorte: diario La Crónica) 

Los asistentes de esa noche pudieron ver una muestra del talento, reconocido a nivel mundial, del arquero pues apareció ante un remate de Cubillas, que controló en dos tiempos, y voló para evitar un gol tras un cabezazo de ‘Perico’ León que había chocado en el palo. Esta segunda fue la más celebrada por la afición pues el rebote fue hacia el delantero local y solo el impulso del arquero logró desviar el balón antes de que se marque el empate. Como premio a esa atajada se escucharon prolongados y sonoros aplausos en la tribuna, de acuerdo al registro que se tiene de ese día.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Recortes: diario La Crónica


Leer más...

Lev Yashin en el Perú en 1964: Con la tela de su araña

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy