Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comSport Rosario sufrió una perdida irreparable durante su campaña que desembocó en el título de la Copa Perú: la muerte repentina de su presidente Lombardo Mautino. Pese a ello, el equipo salió a flote y fue capaz de regalarle la mayor alegría a todo Huaraz.

    Kenny Romero | @kenny_romero
    Director Periodístico

El 28 de abril de 2016 fue una fecha trágica para Sport Rosario: en plena liguilla por el título de la Liga Distrital de Huaraz, una terrible noticia enluto los colores auriazules del emblemático equipo del barrio de Nicrupampa: Lombardo Mautino, el presidente del club y principal gestor del equipo de de ensueño que ostentaba en la presente temporada, falleció en un accidente automovilismo. Tal suceso, desde luego, tuvo un efecto de incertidumbre en el plantel. Y era, evidentemente, natural.

El desaparecido dirigente, quien también fue exalcalde de la provincia de Huaraz, fue prácticamente el que diseñó el plan para llevar a su querido Sport Rosario a la Primera División. Es más, la marcha ya la había realizado un año antes, con el desdichado episodio que culminó con el abrupto impasse de la FPF para que participe en la Segunda División 2015. En la práctica, pues, Lombardo Mautino era el que daba la cara al plantel y, en efecto, el responsable de ejecutar los pagos a sus jugadores.

Sin olvidar el legado de Lombardo Mautino, Sport Rosario logró el objetivo trazado hace algunos años. (Foto: Los Locos del Deporte)Por esa circunstancia, el plantel de jugadores en un momento sintió temor de que el plan elaborado a comienzos de temporada se termine de derrumbar. Sin embargo, su hermano, Eliseo Mautino, quien también fue afectado por el accidente que acabó con la vida de su hermano (estuvo con él y terminó con las costillas rotas), automáticamente le tomó la posta en la presidencia del club y, en el acto, mantuvo la premisa que se había trazado Lombardo: sostener el equipo y consolidarlo hasta llevarlo a la máxima categoría. De más está decir que lo primero que manifestó Eliseo, apenas despertó del accidente, era sobre el estado actual del club en la Liga Distrital.

Esta unidad, de inmediato, se plasmó en el grupo de jugadores, quienes evidenciaron una gran familiaridad conforme transcurrieron los partidos y jamás olvidaron a su presidente Lombardo Mautino. De hecho, el plantel dirigido por Lizandro Barbarán hizo de su rutina una costumbre: cada vez que culminaban una etapa de la Copa Perú (en todas fueron campeones), iban siempre a visitar su nicho en el cementerio Principal de Huaraz.

Estas visitas, desde luego, se han mantenido incluso hasta la reciente llegada del plantel con la 'Orejona' del "fútbol macho" en su poder. Allí, tomados de la mano en una oración, le dedicaron la obtención de la Copa Perú a su fenecido presidente. Y quien sabe si estos homenajes, en el que se le rinde culto a una persona que hizo trascender en vida a su institución, se vuelva en una tradición ya con el 'Canalla del Huaylas' en el Descentralizado.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Foto: Los Locos del Deporte


Leer más...

La crónica del Rosario 2 - Racing 1

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy