Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLos equipos que desciendan de la Segunda División Profesional, podrán reforzarse con seis jugadores de su departamento para participar en la Etapa Regional del año siguiente. Medida lógica, pero distorsionada por el ascenso directo que otorga la Copa Perú.

Inciso 4 del artículo 40 (Capítulo XI: Disposiciones Complementarias) del Reglamento Nacional de Inscripción y Transferencia de Jugadores: Aquellos Clubes que desciendan de la Segunda División Profesional podrán reforzarse con seis (6) jugadores de los Clubes eliminados del departamento al que pertenecen.

¿Qué se busca con esta medida?

Antes se debe precisar que cuando un club de la Segunda División Profesional pierde la categoría, debe iniciar la temporada siguiente en la Etapa Regional, como un campeón departamental más. Al margen de si pueda o no mantener a su plantel de la temporada anterior, el equipo en cuestión puede reforzarse con seis jugadores del departamento al que pertenece geográficamente, evitando que pueda contar con jugadores de otras latitudes, pero además, sin perjudicar a los representantes departamentales de la fase regular que aún siguen en competencia. Es decir, asume todas las condiciones de un campeón departamental más.

¿Es la única vez en que un descendido de la Segunda División puede reforzarse?

No. De hecho, al iniciar la temporada, el equipo empezará a conformar su plantel con los jugadores que queden de la temporada anterior y aquellos que pueda considerar como refuerzos y/o nuevas incorporaciones. La única diferencia con el resto de equipos es que debe esperar hasta la Regional para hacer su debut oficial.

¿Es una norma obligatoria?

Obligatoria en la medida que se haga uso de ese beneficio. Es decir, no exceder el número de seis. Pero si previamente hubiera completado su nómina de 25 jugadores, no existe obligación alguna. Es, pues, un beneficio optativo.

¿Es positiva?

Tendría que serlo. Pues es una forma de igualar las condiciones con sus rivales en la pugna por ingresar a la Etapa Nacional, pues, como se ha dicho, debe asumir la condición de un campeón departamental más.

¿Hay alguna incongruencia en que el descendido de la SD vaya a la Etapa Regional?

Por supuesto. Parte del orden que se exige en el sistema de ascenso del fútbol peruano es que haya una sola vía, la de la Segunda División Profesional. Y precisamente, lo incongruente salta a la vista en esta medida. Un equipo que desciende de la Segunda División Profesional, no puede ir a parar a una división que prácticamente marcha en paralelo con esta, la Copa Perú, y tener la oportunidad de ascender inmediatamente por medio de esta, no solo a Segunda; sino, lo más increíble, a la máxima división, algo totalmente desproporcionado.

Composición Fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com

comments powered by Disqus