En el Víctor Agustín Ugarte de Potosí, Huancayo planteó un partido en que priorizó defenderse. Si bien la estrategia es totalmente válida, apostar por lo defensivo debe venir indefectiblemente acompañado de un mecanismo de ataque, algo que el equipo de Diego Umaña no tuvo y que es un mal endémico de varios clubes peruanos cuando actúan en el exterior.