Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comMelgar llegó a la mitad de su participación copera con deudas, más que en lo numérico, sobre todo competitivas. De cara a dos partidos en casa, los tres puntos en la alforja y algunos indicadores estadísticos del juego rojinegro contrastan lo mostrado en términos desempeño.
Jaime Escribens | @jaime_escribens
Redactor

El comienzo de Melgar en la Libertadores 2017 fue positivo. Con un Emelec que no sumó en el marcador debido a su opaca presentación, los dirigidos por Juan Reynoso obtuvieron el protagonismo del encuentro. Y no necesariamente por el excelente disparo que ejecutó Luis García para marcar la diferencia, sino también en términos del juego y su desarrollo: el 'Dominó' tuvo mayor posesión de balón, más llegadas al arco y una remarcable efectividad en los pases (94%). En la mayoría de aspectos Melgar fue superior al conjunto eléctrico; incluso en lo ofensivo, eso en lo que tanto se le critica a Juan Reynoso. Como primer partido, aprobó el examen. En Arequipa, de local; sí.

Este inicio, lamentablemente para los intereses rojinegros, pierde memoria por lo que sucedió después ante River Plate y DIM, en Argentina y Colombia respectivamente. Ante Marcelo Gallardo y compañía, Melgar mostró una propuesta discreta a pesar del 4-2. Emanuel Herrera convirtió dos goles y se encargó de ejecutar todos los disparos de Melgar en Argentina -en Arequipa ante Emelec fue también el que más disparó de su equipo; punto a favor para el atacante argentino-. Dígase que fue efectivo; lo que también se repite en los pases, aspecto en que el 'Dominó' ejecutó el 86% de ellos de manera correcta. Lo malo es que solo fueron ¡187! Ante Emelec ejecutó cerca del doble.

En materia de posesión, se denota el mayor reflejo de la superioridad a la que Melgar enfrentó en Buenos Aires: 70% de River ante 30% de los arequipeños. Esto, principalmente, se dio por los problemas en salida tanto de Dawhling Leudo como de Nilson Loyola. Previamente, estuvo Pedro Paulo Requena, quien fue relegado por Reynoso probablemente por su labor abismalmente constreñida a lo defensivo. Además, la zaga fue un problema, sobre todo al generar las primeras asociaciones en salida: se trató con Santamaría, y luego Reynoso bajó a Carlos Ascues del medio a la dupla central. Se probó mucho: solo Minzum Quina mantuvo su puesto. La incógnita aún por resolver era clara: cómo darle salida a Jean Pierre Barrientos y a su acompañante de turno. Se entiende que el 'Cabezón' aleja un poco su esquema rotativo en Libertadores. Lo mejor debe jugar, ¿pero sabe quién? Pareciera que no ha encontrado una base realmente sólida.

Ante River, Melgar -luego de un primer tiempo interesante- fue completamente sometido hasta el final. (Foto: AP) 

Ante DIM en el Atanasio Girardot la situación mejoró un poco. Se tuvo por igual la pelota y los pases se incrementaron junto a la efectividad. El defecto es que al terminar los 90 minutos nació una terrible estadística: solo seis tiros al arco en dos partidos (River y DIM). ¿Y de quién fueron todos? ¡Emanuel Herrera de nuevo! El ataque de Melgar, las pocas veces que desembocó en ocasiones, lo hizo a partir del mencionado atacante.

Así, los últimos dos encuentros mencionados no reflejan el real control que tuvo cada rival de turno de Melgar. A diferencia del típico enunciado peruano de: “jugamos como nunca y perdimos como siempre”, hoy Reynoso y compañía juegan más o menos como siempre y tienen vida aún. Fue meritorio el primer partido, pero en los dos siguientes debieron recibir más goles; por trámite de juego, claro. Un equipo que en ataque depende realmente de uno o dos futbolistas no puede plantear reales intenciones ofensivas.

Ahora Melgar recibe en Arequipa a DIM, escuadra comandada por un mundialista con mucho talento como Juan Fernando Quintero. John Hernández y Leonardo Castro también se perfilan como potenciales amenazas. Como relativa aliada tiene la altura -superior en 800 metros a la de Medellín-. En individualidades, el cuadro colombiano es bastante más; como un conjunto, también. Una dinámica que hostiga es incompatible con los ya problemáticos dilemas del conjunto arequipeño en su mitad de cancha. Ante River, de local también, probablemente suceda la misma situación: un relativo emparejamiento en lo numérico, aunque abismal diferencia en el ritmo impuesto al trámite.

Melgar espera recuperarse ante DIM. De eso depende que el cuadro arequipeño siga en carrera. (Foto: AFP) 

En síntesis, el primer encuentro de uno de los representantes peruanos en Libertadores salva sus expectativas. Pero las esperanzas reales sobre lo que viene son pocas. No por los marcadores ni puntos, que normalmente suelen ser peores, sino por los minutos que se ven. Por ahora el respaldo de Melgar es más numérico -cuantitativo- que de desempeño -cualitativo-. Un tema por cuestionar, aunque quizá tenga sentido si se consideran los choques y las deficiencias consabidas del fútbol peruano en lo físico y lo técnico.

Fotos: AFP, AP

24Win

Leer más...

La ficha del DIM 2 - Melgar 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy