Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEl tanto marcado por Sergio Agüero en el partido entre Manchester City y Nápoli lo convirtió en el máximo goleador de la historia del club. La clasificación de los ciudadanos a la siguiente ronda de la Champions League llegó de la mano con la satisfacción personal de un delantero que busca una nueva oportunidad en la selección argentina.

Daniel Orrego | @dorrego1411
Redactor

Fernandinho toma un rebote a la salida del córner, Nápoli está volcado al ataque pues busca romper el empate parcial a dos goles que lo deja con pocas posibilidades de acceder a octavos de final. Leroy Sané recibe el balón y emprende carrera desde su campo, gracias a su velocidad supera a su marcador pero el último defensa logra bloquear su camino. Sergio Agüero coge el rebote, acomoda el balón para estar mejor perfilado, mira a Pepe Reina y define a un lado.

El delantero argentino llegó al equipo para la temporada 2011/12, desde el Atlético de Madrid, como parte de la millonaria inversión que venía haciendo el Manchester City tras haber sido comprado por un grupo de inversión de los Emiratos Árabes. El objetivo era retribuir con goles la cifra millonaria que pagaron por él, y lo hizo desde el primer momento pues marcó treinta veces durante este periodo, incluyendo el gol que le dio el campeonato al cuadro que dirigía Roberto Mancini y que desató la euforia de los hinchas tras cuarenta y cuatro años de sequía en la Premier League.

Desde ese momento, su rendimiento fue en alza y ayer logró superar una valla impuesta en la década del 40. Fue su tanto número 178 con los ‘Citizen’ y con este superó a Eric Brook, delantero inglés que necesitó trece temporadas para alcanzar una marca que ha sido dejada atrás. El ‘Kun’ presenta un promedio de 0.67 goles por partido y su pico de rendimiento de cara al arco contrario llegó en 2016/17, ya con Pep Guardiola como entrenador, con 33 anotaciones.

Sergio Agüero celebra su gol. El Manchester City es candidato a ganar la Champions League. (Foto: AFP) 

Su historia con la albiceleste es otra. Triunfó en su club pero no ha podido repetir su rendimiento en la selección, imagen conocida si trasladamos esta afirmación al terreno peruano. La llegada de Jorge Sampaoli al banquillo lo ha relegado y las preferencias del ‘Hombrecito’ se inclinan por el lado de jugadores como Mauro Icardi o Darío Benedetto. Por ahora, busca recuperar un lugar en las convocatorias y poder decir presente en su tercer Mundial consecutivo; ya no depende solo de él.

Fotos: AFP


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy