Foto: AFPMourinho volvió a Madrid y anuló a Atlético de Simeone, que no corrió con el riesgo necesario para doblegar a su rival. Ambos se tenían medidos al detalle y empataron 0-0.

 

Diego Simeone y José Mourinho no son amigos y seguro nunca se han tomado una taza de café juntos cuando coincidieron en España. Pero qué bien se conocen de la cabeza a los pies, por todo sus lados y en todas sus facetas dentro de una cancha de fútbol. Dos estudiosos no sólo del juego, sino del rival. Uno más temperamental (Simeone) y otro más pragmático (Mourinho). No se conocen, pero parece haber química. Se volvieron a saludar con afecto en Madrid, luego que Mourinho jugó su último partido en Real precisamente ante el Atlético de Simeone.

Mourinho esperó a Simeone a la salida del túnel para saludarlo, y daba un mensaje quizá sin saberlo: así esperaría Chelsea a Atlético. Con respeto y consideración a sus armas en ataque. Con astucia transformó en desolación la comodidad que suele dar tener el balón y estar en casa. Atlético no estaba a gusto con sus laterales tomados por Willian y Ramires. Sin dominar con su juego en posición y haciendo largas posesiones inútiles en el plan de Simeone. Juanfran y Filipe Luís en crisis sin encontrar el fondo del campo. Diego estacionado entre los tres buses David Luiz, Mikel y Lampard. Raúl García en el limbo del área y la media luna. Diego Costa acosado por Terry y Cahill. Koke sin salida porque lo esperaba Azpilicueta como cancerbero y Ramires haciendo el tándem defensivo. Mikel para atar cualquier cabo suelto. Así se resume ese nudo que fueron los últimos 40 metros del campo en dirección al arco de Chelsea.
Chelsea aplicó bien su plan defensivo, maniatando el juego del equipo de Diego Simeone, que pese a tener más el balón, no pudo anotar en el Vicente Calderón (Foto: AFP)
La segunda mitad del partido tuvo minutos en que Chelsea empezó a pasar cierta zozobra, cuando Diego y su reemplazo Arda Turán se movían en media luna, lejos de David Luiz y Lampard, cerca de Raúl García y Koke, auxiliando a Juanfran y Filipe Luis. Ahí Chelsea perdió referencias, Gabi y Suárez empujaron al equipo metros más adelante. Había iniciado la presión alta y la demolición. El colchonero rodeaba a su rival y fabricaba sus oportunidades ¿Pero cuán efectiva es al minuto 70? Atlético se guardó los minutos finales, porque no eran los últimos. Quedaban 90' en Londres y Chelsea podía cobrar en cualquier momento con Torres, Ramires y Willian.

Así se fueron los 90' en el Calderón. Entre bostezos, estudio, escasos sobresaltos y muchas precauciones. Partido aburrido pero interesante. Chelsea se cuidó de manera ideal según el rival. Atlético fue precavido y terminó especulando, porque en casa tenía que ganar, tenía que domar a su rival y no lo logró. Ninguno enamoró a la grada, porque los dos juegan para ganarle al equipo del frente. Mourinho y Simeone tuvieron su primera cita en esta Champions y nadie dio el primer paso. ¿Alguno lo dará en Londres?

Fotos: AFP

Leer más...

La Ficha y La Pizarra

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy