Foto: AFPEn la previa se decía que se enfrentaban dos equipos tan parecidos que se veían en un espejo. La ventaja la sacó Atlético de Madrid por su hambre de gloria y el paso adelante que dio. Un 1-3 histórico sobre Chelsea que significó el pase a la final donde lo espera su rival de la ciudad.

 

En los últimos días se ha hablado mucho de posesiones, contragolpe, autobuses defensivos y planteamientos conservadores o atrevidos. Parece que el fútbol ha pasado de las canchas a las redes sociales -las mesas de café virtuales- donde el periodista con varios miles de seguidores se cree más inteligente que los técnicos que viven día a día con su equipo. Se podrán decir muchas cosas del partido en Stamford Bridge, pero al final pesó el factor que muy pocos tenía en cuenta: el hambre de gloria. Del once titular del Chelsea: Ivanovic, Terry, Cahill, Cole, David Luiz Ramires y Torres han sido campeones de Champions y Europa League en las últimas dos temporadas. Su deseo de título es distinto al de los once leones que dirige Diego Simeone.

Sin embargo, el ‘Cholo’ también tuvo su momento. El Atleti regresó a vestuarios con el buen sabor del 1-1, pero sabiendo que era un resultado todavía peligroso. Al otro lado, José Mourinho esperaba que su rival saliera a defender su ventaja atrincherado cerca de Thibaut Courtois. Simeone hizo lo contrario a lo que cualquiera que haya visto a su equipo esperar. Los colchoneros salieron a presionar muy arriba, a incomodar a Terry y Cahill en la salida y buscar la rápida recuperación para hacer daño. Los españoles se hicieron dueños del partido y los arrinconados terminaron siendo los blues. Penal tontísimo de Eto’o, gol de Diego Costa y luego Arda Turán selló una jugada en la que él aprovechó su propio rebote ante una defensa extremadamente pasiva.
Diego Costa ejecutó un penal que torció la historia a favor de Atlético de Madrid, que en su visita al Chelsea se repuso de un gol en contra (Foto: AFP)
En las últimas semanas se ha dicho mucho que defender es tan fácil como poner dos línes de cuatro delante del arquero. Hoy el equipo de José Mourinho demostró lo contrario. La alineación inicial del Chelsea tenía a seis -¡seis!- defensas naturales en la cancha y aún así la retaguardia londinense fue una puerta abierta. A Ashley Cole le pesó el poco ritmo de competencia y Branislav Ivanovic se sintió poco protegido por César Azpilicueta. Arda Turan, Koke, Tiago y Adrián comenzaron a encontrar espacios para Costa. Con paciencia llegó el empate. Tiago buscó a Juanfran con genialidad y este encontró a Adrián a pesar que la pelota pasó cerca de los pies de varios jugadores del Chelsea. Ninguno atinó a despejar.

El cuadro blue se entregó tras el 1-3 de Arda Turan. Caminando en la cancha, los dirigidos por Mourinho veían como los rojiblancos ocupaban cada espacio, cada centímetro. Apenas rescatable lo de Willian y Fernando Torres, los dos protagonistas del gol que abrió el marcador. El ex Shakhtar fue liberado por Mou y fue la carta peligrosa mientras el ‘Niño’ volvió a aparecer como lo hace en las citas importantes. Tras el gol que no celebró la historia parecía otra. La de un equipo azul seguro y sin grietas encaminado a una final que ya sabe pelear. La reescribieron once guerreros que entendieron que para la gloria hay que sangrar, hay que sufrir y hay que arriesgar. Cuando te encuentras a un rival parecido, haz algo distinto. Simeone lo entendió así.

Fotos: AFP

Leer más...

La Ficha y La Pizarra

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy