Foto: AFPEl Real Madrid de Carlo Ancelotti no tuvo posesión de pelota, pero sí de un plan realizable al estilo de Hannibal Smith de Los Magníficos. El 1-0 puede parecer corto ante el Bayern, que mostró pocas ideas y fragilidad defensiva.

 

La receta del éxito blanco es sabida. Puede que al espectador neutral no le guste, pero es la que hace a todos los hinchas merengues saltar de alegría. La receta la encontraron hace una semana en la final de Copa del Rey, y hoy la volvió a aplicar ante un equipo que sin dudas tiene mucho del estilo actual del Barcelona.

El Bayern no venía siendo el vendaval que se llevó la Bundesliga con siete fechas de anticipación. Con el pie derecho no apretando tanto y con alguno ya pensando en el Mundial (porque sí, porque los jugadores sí están pensando en Brasil 2014), estaba ante el partido más importante de la temporada. Y fallaron en conjunto los jugadores y el DT. Pero vamos por partes.

Madrid salió con un 4-línea-2 con Cristiano como delantero llegando desde la izquierda. Isco fue el sacrificado y fue a jugar a la izquierda de la volante, con una mayor obligación de marca sobre Rafinha. Al otro lado iba Di María para hacer la diagonal. Una formación así ya había usado Ancelotti el año pasado con el PSG, aunque finalmente no logró eliminar al Barcelona. El Bayern salió con el 4-3-3 usual de Guardiola, que podemos decir es un 4-3-2-1. Philip Lahm de ancla, acompañado de Bastian Schweinsteiger y Toni Kroos. Bien abiertos, Ribéry y Robben. Eso esperaba Ancelotti.
Sergio Ramos aleja el peligro de cabeza mientras Mario Mandzukic solo observa, tal como Bayern, que no le pudo hacer daño al buen planteo de Real Madrid (Foto: AFP)
El local nunca tuvo intensión de pelear la posesión, y hasta el gol, se veía a un Bayern que era amo y señor del partido. Jugando con una paciencia (¿o parsimonia?) que desesperar a más de un televidente. Esa sensación de que el gol va a caer se vino abajo con el rápido contragolpe que tiró el Madrid que incluyó un genial pase de Cristiano, una buen trepada de Coentrao por izquierda y un Benzema haciendo de ‘9’, como debe ser. Minuto 19 y el Madrid tenía su plan completo. Esperó el resto del PT ante un Bayern que no volvió a tener una clara en esa parte y que abusaba en buscar a Robben, perdido en su cabeza, tomando malas decisiones.

En el ST, Ancelotti mandó adelantar líneas para presionar la salida del Bayern. Esto casi resulta en el segundo gol blanco en los primeros minutos de la segunda parte. Con un Bayern que ya no dominaba el centro, gracias a la gran labor de Modric, Guardiola se vio forzado a meter a Martínez y mandar a Lahm al lateral. Los bávaros recuperaron el balón, pero siguieron sin tener claras y sufrían cuando el Madrid buscaba un contragolpe. Guardiola tardó en meter a Müller que en 17’ preocupó más que Mandzukic en todo el partido. Esto último gracias a un gran trabajo de Pepe en defensa, que se tuvo que ir lesionado y es duda para la vuelta.

La intensidad que ha tenido antes el Bayern, solo volvió cuando faltaban menos de 5’ y los jugadores se daban cuenta que estaban perdiendo. Hasta una imagen de Guardiola en el 80’ parecía mostrar como el DT español buscaba recordar a sus jugadores el marcador. Lo cierto es que pese a algunos sobresaltos al final, el Madrid se llevó un resultado merecido. La llave queda abierta y con la responsabilidad del Bayern de asumir su título honorífico de mejor equipo del mundo.

Fotos: AFP

Leer más...

La Ficha y La Pizarra

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy