• EL CAPO. A pesar de no anotar, fue quien generó las mejores acciones de gol para sus delanteros. El francés tuvo una noche para el recuerdo. (Foto: AP)
  • LA JOYITA. Un letal contraataque comandado por Franck Ribery con ayuda de Alaba, terminó en un estupendo gol por la concepción que Olic finalizó. (Foto: AP)
  • EL DUELO. Olic tuvo un duelo especial con los centrales de Marsella. El incisivo delantero croata terminó ganándole a Fanni y N'Koulou. (Foto: AP)
  • LA CLAVE. Bayern Munich fue superior en toda la llave y así lo demostró dentro del campo. El cuadro bávaro apunta como serio candidato para levantar a la 'Orejona'. (Foto: AP)
  • KAZUKI ITO. El arbitraje del noruego Svein Oddvar Moen aportó a ver un buen partido en el Allianza Arena, a pesar de exagerar con un par de amarillas. (Foto: AP)

 

El Capo: Ese feo panorama

En el banco estaban Gómez y Robben, parte del tridente letal con el que cuenta el elenco bávaro. De esa sociedad, el único que salió desde el arranque fue Franck Ribery, que dejó en claro la razón por la que son candidatos. El francés hizo destrozo y medio en la timorata defensa del Marseille, quizás cobrándose una revancha personal. Olic marcó el doblete, pero Ribery fue el generador del triunfo.

La Clave: La balanza inclinada

La superioridad entre uno y otro. En el papel y con el 0-2 a favor, Bayern tenía que liquidar y humillar a Marseille, que en los primeros dos minutos asustó con alguna jugada de peligro; sin embargo, Ribery y Olic hicieron que las ganas se convirtieran en pesadilla. El nivel de Bayern dejó diferencias demasiado marcadas sobre su rival y esta fue fundamental para cerrar la serie.

La Frecuencia: Objetividad, pues

Ariel Helueni y Damián Trillini fue la dupla encargada de llevar el cotejo entre Bayern y Marseille, que dentro del interés que concitaba el duelo que llevaban a cabo en el Nou Camp, Barcelona y Milan, realizaron un eficaz análisis del partido que transmitieron. En el entretiempo revivieron los goles del Barca-Milan, asímismo al final. Poco antes de concluir, aclararon su posición respecto al nivel de Lionel Messi y plantaron su posición de que todo comentario -seguramente por lo que publicaba la gente en el twitter- iba desde el carácter objetivo.

La Joyita: Contra poder

El segundo estaba por caer, aunque difícilmente uno lo imaginaba de contragolpe. Sobre los 37', Ribery recupera un balón desde el sector izquierdo y fabricó con David Alaba un jugadón desde su propio campo. La corrida de Ribery terminó en un pase al austriaco que habilitó a Olic. El croata no tuvo más trabajo que meterla en las redes de Mandanda y sellar el triunfo.

El Tapadón: No manda, pero Mandanda

Todas las intervenciones de Steve Mandanda merecerían llevarse un reconocimiento, pues de no haber sido por el arquero, el marcador era de escándalo. Una de sus primeras acciones de peligro se suscitó a los 27', cuando Kroos ensayó el remate y logró despejar, en el rebote se fabricó una segunda jugada que desencadenó el endiablado remate de larga distancia por parte de Tymoshchuk que Mandanda volvió a atajar.

El Duelo: El referente desconocido

Antes de algún choque de Ribery con los laterales de Marseille, fue Olic quien tuvo a mal traer a Fanni y N'Koulou. El croata sostuvo un duelo de mayor continuidad con los zagueros del cuadro albo que a diferencia del partido anterior -que aunque no lo crean, anduvieron más eficientes- nunca le encontraron el rastro al exHamburgo. ¿Querían registrar los pasos de Ribery? Pues al cambiar habitualmente de sector, nunca tuvo un duelo preciso, lo que sí, siempre ganó.

La Frase: Sin confianza

"Jugar para el Bayern nunca es fácil. Siempre tienes que estar al máximo hasta el final para ganar. Pero tenemos que continuar así en los próximos partidos". - Franck Ribery, volante de Bayern.

"Al descanso, no pedí a mis jugadores que marcaran cuatro goles. Teníamos que demostrar nuestro orgullo en los últimos 45 minutos. Por supuesto que intentamos marcar, pero también teníamos que parar su juego". - Didier Deschamps, DT de Marseille.

Kazuki Ito: No ruega

Svein Oddvar Moen pasó desapercibido y no tuvo la necesidad de complicarse en este encuentro. La terna noruega en actividad se mantuvo acertada. Svein Oddvar Moen sacó una amarilla por bando: David Alaba -quizás injusta- y Stephen M'Bia.

Foto: AFP

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy