Foto: AP En un vibrante partido, el local Basel se llevó la victoria 1-0 sobre los últimos minutos y viajará a tierra germana con la comodidad de tener el marcador global a su favor.

 

El capo: Yann Sommer

El portero suizo estuvo a la altura de un partido de ligas mayores y respondió como si contara con la experiencia de un veterano. Y es que a sus cortos 23 años tuvo al menos unas seis atajadas críticas que pudieron llevar el partido a un resultado completamente distinto. El equipo completo se merece un aplauso por el orden defensivo que viene mostrando esta Champions, encabezado por Sommer.

La clave: Más vale tarde que nunca

Ambos equipos tuvieron varias oportunidades a lo largo del encuentro. En la primera parte Basel estrelló dos remates en los palos mientras que los delanteros teutones no encontraron la manera de vencer al portero suizo. El segundo tiempo también fue de ida y vuelta, con la posibilidad de ganarlo a la altura de ambos. Recién cuando se cerraba el partido a los 86’ el recién ingresado Zoua que venía de la banda se cerró hacia el centro por afuera del área y habilita a Stocker detrás de la línea defensiva para que defina al ras del césped. Uno a cero y a cobrar.

El tapadón: Uno, dos, tres…

Sería mezquino hablar de una sola tapada cuando hoy se vio una gala de lo que es cerrar el arco con candado. Sommer tuvo intervenciones de lujo, pero si se tuviera que escoger probablemente destacan más los remates de larga distancia por lo estético de la jugada. Fueron dos, uno de Lahm y otro de Alaba. En ambas ocasiones los jugadores del Bayern se cerraron hacia el centro para sacar el esquinado pero el portero local demostró su agilidad y sacó las pelotas al córner después de que le tomen la foto.

El cambiazo: El gol viene del banco

Hasta los 85’ los locales habían tenido todo tipo de oportunidades para anotar, al igual que la visita, aunque sin poder concretarlas. Por eso, Heiko Vogel, DT del Basel, hizo cambios ofensivos y metió a Stocker y a Zoua. El gol fue obra de la jugada de uno y la definición del otro. Tal vez faltaba ese empuje fresco para concretar sus ataques.

El duelo: Bayern Munich vs Sommer

No hay intención de adular al portero del Basel, pero qué duda cabe de que hoy se jugó un partidazo. A eso habría que sumarle que el ‘equipo chico’ de los octavos se tumbó a uno de los favoritos a pasar de ronda. A través de Robben, Kroos, Gómez, Muller, Alaba, Ribery, Lahm y otros, el equipo alemán tocó la puerta del Basel pero fue rechazado por Sommer cada vez que lo hizo. El arquero le ganó el duelo a todo aquel que buscó anotarle.

El jugadón: Todos juntos

En la primera parte, mientras el Basel dominaba el balón por los 20’, se llevaron la pelota por la izquierda. Park jugó con Streller que le devolvió la pelota en pared, el coreano avanzó y le puso el centro al ras a Frei cerca al punto penal para que saque el zurdazo en primera y estrelle la mejor jugada colectiva –y estética- en el travesaño. Seis jugadores del Basel participaron de la jugada.

Kazuki Ito: Juego responsable

El italiano Nicola Rizzoli tuvo un buen desempeño en el St. Jakob-Park. El partido no fue nada complicado o agresivo, por lo que se limitó a seguir el juego que tampoco fue muy cortado. Sacó tres amarillas de manera acertada y cumplió con un buen papel sin comerse algunos de los típicos piscinazos en el área. Tal vez le faltó amonestar a los que fingieron, aunque por lo demás aprobada la actuación de Rizzoli. 

Foto: AP

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy