• EL CAPO. Drogba le permitió al Chelsea sacar adelante la primera semifinal. El marfileño fue una pesadilla para la defensa catalana. (Foto: AFP)
  • LA CLAVE. El tanto de Drogba fue un punto de inflexión en el partido. Tras el 1-0 a favor de los locales, Barcelona perdió claridad en el ataque. (Foto: AFP)
  • EL ESTADIO.  Los fanáticos ingleses no se cansaron de alentar a su equipo. Durante los noventa minutos hicieron sentir su presencia. (Foto: AFP)
  • EL JUGADÓN. Tras una buena combinación entre Messi e Iniesta, Sánchez estuvo cerca de marca un buen gol de sombrero. No obstante, el balón se estrelló en el palo. (Foto: Reuters)
  • EL TAPADÓN. Cech le quitó el grito de gol a Sánchez, Messí, Puyol y Fábregas. El portero checo se mostró muy seguro bajo los tres palos. (Foto: AFP)
  • EL DUELO. Drogba tuvo en zozobra a la dupla de centrales del Barcelona. Mascherano y Puyol fueron incapaces de neutralizarlo. (Foto: AFP)
  • KAZUKI ITO. Felix Brych y sus asistentes tuvieron un desempeño aceptable. Sus decisiones no dieron lugar a mayores polémicas. (Foto: AFP)

El Capo: Ayer, hoy y siempre

Hizo el gol que le dio el triunfo a su equipo a pesar de jugar como único delantero y estar rodeado de todo el bloque defensivo del Barcelona. Además, se dio tiempo de retroceder algunos metros para marcar y recuperar balones. El marfileño Didier Drogba cumplió una jornada impecable ante el cuadro catalán y demostró que continúa vigente en las competencias de alto rendimiento. A pesar del paso de los años, Drogba mantiene un impecable estado físico, el cual mantuvo preocupados a Puyol y compañía, quienes tuvieron que frenar al atacante del Chelsea mediante faltas en más de una ocasión.  Por otro lado, vale destacar la seguridad que mostró Petr Cech bajo los tres palos. El portero checo no se cansó de contener los intentos de sus rivales, ya sea por arriba o por abajo.

La clave: Goles que matan

El tanto de Didier Drogba en los descuentos del primer tiempo fue un punto de inflexión en el partido. Si bien todo parecía indicar que el gol del Barcelona caería de maduro en la etapa complementaria debido a su superioridad, el marfileño se las arregló para batir el pórtico de Valdés en los descuentos. Tras ese gol, el cuadro catalán no fue el mismo y perdió fuerza en ataque: Messi se volvió más individualista, Sánchez y Fábregas se perdieron en el bloque defensivo azul  y Xavi perdió dinamismo. Si bien el Barca tuvo varias opciones claras de gol, no pudieron convertir, lo que también desesperó sobre el final al cuadro culé, que nunca dejó su estilo de pases y posesión del balón.

El estadio: Lejos de ser un recital

Desde el primer minuto de juego, el público presente en Stamford Bridge estuvo al tanto de las decisiones arbitrales del alemán Felix Brych. Ante cualquier cobro en perjuicio del Chelsea, se pudo escuchar abucheos y silbidos que desde de la tribuna. Así también, cuando el equipo resistía la ventaja inicial, los cánticos de apoyo a su equipo no cesaron en ningún momento. 

El jugadón: Palo, palito

A los nueve minutos de comenzado el cotejo, una combinación entre Messi e Inista derivó en un pase en profundidad del volante de la selección española  que encontró bien ubicado a Alexis Sánchez. El chileno, tras un bote y ante la rápida salida de Cech, logró sombrear el balón. Sin embargo,  la trayectoria del mismo terminó en el travesaño.

El tapadón: Manos rápidas

 A lo largo del cotejo, Petr Cech tuvo varias atajadas para destacar: un potente cabezazo de Messi a los 28’, un remate cruzado de larga distancia de Adriano a los 51’;  otro cabezazo, esta vez de Puyol a los 85’, entre otras jugadas. No obstante, a los 56’, Cech impidió que Alexis Sánchez emparejara el marcador gracias a una oportuna salida. El portero checo logró quitarle todo el ángulo para el remate al jugador del Barcelona, quien ubicado al borde del área chica no tuvo más remedio que sacar un remate a quemarropa que salió desviado.

El duelo: Al ritmo de ‘Didi’

Debido a las propuestas tácticas de ambos equipos, resultaba interesante apreciar cómo culminaría el duelo entre el único atacante neto del Chelsea – Drogba – y los dos centrales del cuadro catalán – Mascherano y Puyol -. Con el correr de los minutos, se vio que la experiencia y maña del marfileño provocó serios aprietos en la última línea española. Justamente, Drogba no se conformó con batir el pórtico de Valdés, sino que logró aguantar los balones que le llegaban generando valiosas faltas. Tanto Puyol como Mascherano estuvieron lejos de poder neutralizarlo. 

El cambiazo: Le metió presión

Ante los constantes ataques del Barcelona y el cansancio de sus dirigidos, Roberto Di Matteo se animó por el ingreso de Salomon Kalou en reemplazo de Juan Mata para buscar ejercerle más presión al Barcelona en su campo. Teniendo en cuenta el biotipo y la potencia de Kalou, el técnico del Chelsea consideró que Guardiola tendría que concentrar más hombres en defensa para evitar una nueva caída de su arco. Y dicho y hecho. La presencia de los dos marfileños en ofensiva frenó la subida de los hombres del cuadro catalán, lo cual favoreció al planteamiento defensivo azul.

Kazuki Ito: Irrefutables

La quinteta alemana comandada por Felix Brych cumplió un partido aceptable, donde no hubo mayores polémicas. La administración de las tarjetas amarillas se llevó correctamente, las cuales sólo fueron sacadas cuando la desesperación de ambos equipos por el resultado alcanzó su clímax en la mitad de la etapa complementaria. En cuanto a los fuera juego, los asistentes de Brych estuvieron bien posicionados y alejaron los fantasmas de los favores arbitrales en beneficio de uno de los equipos. 

Foto: AFP

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy