• EL CAPO. Kaká ingresó en el segundo tiempo y fue fundamental para que Real Madrid rompiera el duro cerrojo impuesto por APOEL. (Foto: AP)
  • LA CLAVE. Los cambios le resultaron sumamente efectivos a José Mourinho. Los brasileños Kaká y Marcelo hicieron destrozos por la franja izquierda del Madrid. (Foto: AP)
  • EL JUGADÓN. Pudo ser un golazo tras genial regate de Cristiano Ronaldo, pero Benzema puso el pie mal al conectar el esférico y lo mandó por encima del travesaño. (Foto: AP)
  • EL TAPADÓN. Chiotis tenía al frente a Mezut Ozil sin marca alguna. Cuando el alemán metió el derechazo, el arquero chipriota respondió muy bien. (Foto: AP)
  • KAZUKI ITO. El alemán Felix Brych aligeró el encuentro y pasó desapercibido. Cobró y sancionó lo justo. (Foto: AP)

 

El capo: No hay lesión que valga

Balón de Oro, mejor jugador de la FIFA y el premio FIFpro al mejor jugador del mundo, todo ello en 2007. Kaká, uno de los astros del fútbol mundial, empezó en la banca a la espera de la oportunidad que le da Mourinho en la mayoría de los partidos para la segunda parte. Hoy el Madrid era el dueño del partido pero no sabía cómo llevárselo a casa. Entró a los 64’ y desplegó su magia por toda la cancha. En diez minutos le puso un centro preciso a Benzema que esta vez sí respondió con la dirección correcta. Ocho minutos después definió el segundo y con ello sentenció la victoria irrefutable de su equipo.

La clave: Ábrete sésamo

El Real Madrid tuvo todo el partido el llavero en sus manos, pero no supo encontrar la llave que cuadraba exactamente en el cerrojo. Probó de todo y hasta habrá repetido la combinación. Cuando parecía que la llave no la tenían en su poder, a Mourinho se le ocurrió que tal vez estaba buscando mal. Marcelo y Kaká ingresaron y el tránsito se volvió más peligroso. Entre los dos sumaron dos asistencias y un gol del 0-3.

El golazo: Gol de banca

Una de las mejores jugadas del partido, y tal vez la más estética, vino de los pies de los dos que entraron. Marcelo prendió la moto y con la velocidad que lo caracteriza dejó atrás a más de un defensa rival. No paró hasta llegar a la línea de fondo para descargar hacia atrás que venía Kaká y definió con el empeine de manera sutil. Fue el segundo y el sello de la victoria.

El tapadón: Quiere equipo ideal

En el primer tiempo el Madrid tuvo problemas para concretar su intensa superioridad. Ronaldo jugó muy bien por la banda izquierda y lanzó varios centros y disparos, los cuales si no eran desperdiciados eran atajados por Chiotis. En una de esas jugadas, en la que también participó Higuaín, un rebote cayó del cielo más o menos hacia el punto penal donde esperaba Ozil con su pierna menos hábil para rematar contra el piso y forzar la estirada del arquero y hacer creer que no iba a ceder su valla.

El cambiazo: De la mano de Brasil

Real Madrid controló el trámite del partido desde los 10’ con toda la tranquilidad del mundo. Hizo lo que quiso con la pelota, pero no concretaba en los últimos metros. Pasados 20’ del segundo tiempo, Mourinho movió el banco y metió a dos brasileños: Kaká y Marcelo. Ambos le cambiaron la cara al Madrid, sobre todo el volante, y crearon más situaciones de gol que, gracias a su explosión en ataque, ahora sí permitieron concretar el dominio blanco en el marcador y firmaron su pase a la semifinal con tres goles en calidad de visitante.

El jugadón: No te la comas

Otra vez Ronaldo por izquierda. El portugués fue, después de Kaká, el más destacado gracias a sus más de siete intentos de armar jugadas de peligro y tuvo loco a Poursaitides por la derecha. En una de esas se lo sacó de encima –por enésima vez- y le sirvió la pelota a Benzema que, solo, sin arquero y a metro y medio de la raya de gol, definió con rebote y la mando al cielo. Tal vez si con esa abrían el marcador podría haber sido otro el desenlace.

La frecuencia: Fox Sports

Gustavo Cima y Diego La Torre estuvieron a cargo del encuentro. Desde el comienzo se sintió un cierto favoritismo hacia el equipo madridista, que es claramente superior en cuanto a plantel al cuadro chipriota. Además, resaltó más de una vez la confusión al nombrar a los jugadores locales, sobre todo ante la lesión del central Oliveira que fue confundido por varios minutos con Nuno Morais hasta que se dieron cuenta del error y lo enmendaron.

Kazuki Ito: Presencia invisible

Partido limpio, de tránsito libre aunque casi exclusivo del Madrid. Felix Brych no tuvo presencia en el partido, pero no porque se le fue de las manos sino porque fue de un transcurso muy tranquilo. Dejó jugar con toda libertad y no destacó ni por error ni por acierto. Partido redondo, como le gustaría a cualquier árbitro: fácil de dirigir. No sacó amarillas.

Foto: AFP

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy