Tras disputarse los encuentros de ida de las semifinales de la Champions League, todo parece estar consumado: salvo una ocurrente sorpresa, Manchester United y Barcelona deberían verse las caras el sábado 28 de mayo en el estadio Wembley de Londres, en lo que será la gran final de la edición 2010/2011.

Darko Pancev marcado por Basile Boli en la final de la Copa de Campeones 1990-1991 entre el Estrella Roja y el Olympique de Marsella. Ambos equipos habían ganado sus respectivos partidos de ida en semifinales. (Foto: arhivo.servia.gov.rs)Culés y Red Devils, pues, tienen todo a su favor: más allá del 0-2 con el que aventajan a sus contrincantes, futbolísticamente han demostrado una mayor disciplina táctica que los blinda de cara al partido de revancha. Es más, hasta la estadística general en la historia de este torneo les favorece. Solo una vez en toda la historia de la Champions League (y su antecesora Copa de Campeones de Europa) los dos equipos visitantes habían ganado los partidos de ida: ocurrió en la edición 1990/1991. Aquella vez, un 10 de abril de 1991, en Münich, el Estrella Roja de Belgrado se impuso 1-2 al Bayern, con goles de Darko Pancev y Dejan Savicevic para los entonces yugoslavos luego de que Roland Wohlfarth hubiera puesto en ventaja a los bávaros. Y simultáneamente, en Moscú, el Olympique de Marsella venció 1-3 al Spartak con tantos de Abedi Pelé, Jean Pierre-Papin y Philippe Vercruysse, y descuento de Igor Shalimov. Como se recuerda, luego yugoslavos y franceses disputaron la final en Bari, con victoria por penales para el Estrella Roja.

No obstante, para Schalke 04 y Real Madrid las visitas que deberán hacer la próxima semana no significan un mero trámite. Y es que la ilusión, pese a la palpable adversidad, está por encima de todo para mineros y merengues.   

Negocio por cerrar

El derby parece haber noqueado al Real Madrid en la Champions League. No precisamente por los dos goles, que deberían ser remontables para un equipo como el merengue, sino por cómo le puede acomodar a Barcelona jugar con la ventaja y en casa. El dominio del balón, jugar con la desesperación del rival y la vuelta de Iniesta serían factores que les garantizaría eliminar a los dirigidos por Mourinho.

La expulsión de Pepe en el encuentro de ida podría hacer variar la táctica del Real Madrid de cara a la revancha. En ese sentido, se caería de madura la presencia de Kaká desde el vamos. (Foto: AP)¿Cómo pensaría darle vuelta 'Mou' al marcador? El partido se tendría que parecer al primer tiempo de la Copa del Rey. Un Madrid avasallante obligando al error de Barcelona, pero con jugadores más claros y de mayor jerarquía en ataque. Habría que recordar que en Mestalla, el cuadro merengue llegó en más de una ocasión con peligro al arco de Víctor Valdés. Si no se puede de esta manera, tendría que optar por la posesión del balón, empresa que no debería ser complicada para los jugadores de la categoría del Madrid. Quizás con la expulsión de Pepe se opte por un jugador con labores más mixtas o cambiar el esquema: del 4-3-3 a un 4-2-3-1, ergo, el ingreso de Kaká por el portugués no sería raro.

Pasando a las estadísticas, cabe decir que nunca en la historia de la Champions League se ha logrado remontar un 0-2 en estas fases finales. Una cifra sepultante para las aspiraciones de Real Madrid. No obstante, Mourinho es uno de los pocos técnicos que le ha podido ganar en más de una ocasión por diferencia de dos al Barcelona, aunque como local (Chelsea en la 2004-2005 por 4-2 e Inter en la 2009-2010 por 3-1). Para no desanimar a los aficionados merengues se puede agregar que en 10 de las 12 finales que ha jugado el Real Madrid fue local en los partidos de ida de las Semifinales.

Con un pie en Wembley

La llave entre alemanes e ingleses parece sentenciada. Un 0-2 contundente dejó con chances mínimas al Schalke, no sólo por lo que significa encajar dos tantos como local, sino por las diferencias abismales entre el juego del equipo de Jefferson Farfán y los rojos de Manchester. Todo hace pensar que la máquina de Sir Alex Ferguson estirará la diferencia en el global y firmará su pase a la final en Londres.

Para Schalke 04, la situación parece estar sentenciada. En la ida quedó bien marcada la supremacía futbolística de Manchester United. (Foto: AP)La única salida para el Schalke sería repetir su mejor actuación en la Champions: el 2-5 que le endosó al Inter en su propia casa. Aún así, ante un equipo tan cuajado como el Manchester, los mineros tendrán que hacer una de sus mejores presentaciones en su historia como para darle vuelta a la eliminatoria. De punta a punta tiene material: un arquero salvavidas, Manuel Neuer, y el máximo goleador histórico de la Champions, Raúl González Blanco.  

Ya prácticamente con miras a la final, Manchester ha disputado el título sólo en una ocasión en Inglaterra: en la temporada 1967-1968, llevándose el trofeo frente a Benfica. Aquella fue su primera final de las cuatro que ha disputado. La única que perdió fue, precisamente, ante el único español al que se enfrentó en esta instancia, el Barcelona. Como consecuencia lógica, si tanto Manchester como Barcelona ganaron por 0-2 como visitantes y este resultado nunca pudo ser remontado, ya puede ir imaginando la final en Wembley. El fúbol, sin embargo, siempre da sorpresas.

Fotos: arhivo.servia.gov.rs, AP

Comentarios (1)add
...
escrito por lupo , abril 29, 2011
Para acotar, nada más. En Mestalla, el arco fue de José Manuel Pinto, y no de Víctor Valdés, como dice el artículo. Y discrepo en lo de apoderarse del balón sería fácil para una plantilla como la del Madrid (mejor q la del Barca) pero si no tuviera enfrente a su máximo rival. El Barca tiene el mejor mediocampo posible que se pueda encontrar, con los dos bajitos.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy