Foto: FIFA.com / AFPTan solo una mitad casi perfecta les bastó a Lionel Messi y sus comparsas Eto'o y Henry para desbaratar la cortina de hierro que pretendió poner el Bayern en su visita al Camp Nou. Con toque, dinamismo, velocidad y -sobre todo- gol, el Barça desapareció de la cancha al conjunto bávaro. El 4-0 en el Camp Nou deja casi sentenciados a los de Klinsmann.

 

LA FIGURA. En la gran actuación del tridente ofensivo del Barcelona, Messi destacó como la punta más afilada. La 'Pulga' apuñaló dos veces las redes germanas y participó activamente de las otras dos jugadas de gol, que entregaron a los catalanes una histórica victoria.

EL VENDAVAL. Una semblanza del fútbol total se hizo presente en el Camp Nou con un primer tiempo de vértigo en el cual los catalanes tuvieron la posesión del balón el 65% del tiempo. De hecho, fuera de los goles tuvieron hasta seis claras oportunidades para aumentar la ventaja a proporciones catastróficas.

LO MÁS FLOJO. Durante el primer tiempo el Barça desnudó las fallas del sistema muniqués, pero lo más alarmante de este resultaron ser las falencias que mostraron Lell y Breno –sobre todo en los primeros 20’- para cubrir el sector izquierdo de la defensa bávara. Por allí, Messi, Iniesta, Eto’o y Henry hicieron y deshicieron como quisieron.

EL ERROR. El que para muchos fue un claro penal cometido por Lell ante Messi terminó siendo un espectáculo teatral para el árbitro inglés Howard Webb. Sin miramientos amonestó a ‘la pulga’ y de pasadita mandó a la tribuna al entrenador azulgrana Josep Guardiola.

LA DECEPCIÓN. Quién estaba llamado a ser uno de los protagonistas en la cancha no fue más que una pálida sombra del crack que ahora es. Franck Ribéry –quien venía siendo figura desde su reaparición, tanto con los bávaros como con su selección en las Eliminatorias europeas- estuvo escondido durante todo el cotejo y no se comportó a la altura de un partido de cuartos de final. Ribéry tendrá que brindarnos más de su clase para empujar al Bayern a voltear ese 0-4 que parece inalcanzable.

LO FEO. El choque que “intencionalmente” tuvo Thierry Henry con el portero Hans-Jorg Butt al forzar una jugada. El delantero francés fue con los chimpunes en alto e impactó directamente el rostro del alemán, quien quedó groggy por algunos momentos cuando el marcador aún iba 2-0. No obstante, volvió al campo y siguió jugando.

Foto: FIFA.com / AFP

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy