Foto: FIFA.com / ReutersEl Liverpool estuvo muy cerca de dar el golpe en una serie que parecía definida y que acabó decantándose a favor del Chelsea. Los equipos de Guus Hiddink y ‘Rafa’ Benítez regalaron un auténtico canto al fútbol con un espectacular 4-4 que quedará grabado en la historia de la Champions. Los blues clasificaron a semifinales y enfrentarán al Barcelona.

 

LOS DESTACADOS. Frank Lampard y Didier Drogba supieron levantar a su equipo cuando más lo necesitaban. Antes de los 30’, los blues caían por 0-2 (goles de Fabio Aurélio, y de Xabi Alonso vía penal) y todo hacia indicar que sería Liverpool el que clasificaría. Pero Hiddink contestaba en la cancha haciendo ingresar a Nicolás Anelka por Salomón Kalou, lo que hizo que su equipo ganara peso en ofensiva, aunque el marcador no se movería más en el primer tiempo.

LOS ERRORES. Estuvieron en los arcos. Petr Cech se "comió" primero el tanto de Fabio Aurélio al dejar colarse un tiro libre suave casi a rastrón, que dejó pagando a toda la barrera. Y luego, 'Pepe' Reina se comió el remate de Drogba que decretó el primer descuento del Chelsea y dio inicio a una vorágine de emociones.

LA REMONTADA (I). Para la etapa complementaria Chelsea dejaría de ser aquel equipo somnoliento del primer tiempo para convertirse en un otro lleno de ganas y luchador. A los 51’ Anelka logró desbordar por derecha y sacar un centro a rastrón, el cual fue ligeramente punteado por Drogba para descolocar al golero Reina y marcar el descuento. Seis minutos más tarde, Álex ejecutaría un tiro libre y marcaría un golazo desde unos 30 metros: era el 2-2. Minutos después, Drogba recibiría un pase de Ballack sobre izquierda y desbordaría, sacando un centro perfecto para que su compañero Lampard marcara el tercero. Stamford Bridge se caía del éxtasis.

LA REMONTADA (II). Las cosas parecían definidas. Quedaban 10’ y Liverpool perdía 3-2, por lo que ni el más entusiasta de sus hinchas pensaba en el 5-3 que obrara el milagro. A los 81’ la fe en Anfield volvería a aparecer cuando Lucas remató desde fuera del área y el balón se metió al arco luego de desviarse en Essien. Dos minutos más tarde, el holandés Kyut ponía a los reds nuevamente adelante en el marcador parcial con un potente cabezazo.

EL GOLAZO. El Liverpool se volcó totalmente al ataque. En el banco de Hiddink reinaba la desesperación; en el de Benítez, las ansias. Pero todo quedaría consumado cuando a los 89’ volvería a aparecer el capitán de los azules para marcar un precioso gol. Anelka desequilibró por derecha, vio a ‘Frankie’ llegando desde atrás y le cedió el balón. Este le dio de primera a la carrera y la clavó en el ángulo para cerrar un 4-4 pletórico, digno de dos clubes con prestancia y abolengo en Europa y que confirmaron que este campeonato es el que permite ver el mejor fútbol del mundo.

Foto: FIFA.com / Reuters

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy