Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLuego de dos temporadas en la Segunda División y con un repunte final en la edición pasada, Cienciano afronta el 2018 con una serie de retos, tanto deportivos como institucionales, que quedan claros desde el inicio de temporada.

 

Mariano Elías | @marianoeliasfut
Redactor

TODO TIEMPO PASADO... Cada año queda menos -y a su vez se extraña más- del Cienciano que tocó la gloria internacional tras ganar la Copa Sudamericana 2003 y la Recopa en 2004. Luego de una serie de temporadas relativamente exitosas en Primera División en las que fue protagonista, cayó en la intermitencia y hoy, en la Segunda, tampoco se encuentra en el hoyo como muchos suelen afirmar, pero está claro que su objetivo deportivo es único desde el día en que descendió: volver, lo más pronto posible, a la máxima categoría del fútbol peruano.

A RETOMAR LO PERDIDO. Cienciano tiene un reto interesante a largo plazo: volver a ser el gran referente del Cusco. Desde hace unos años, Real Garcilaso se ha robado todas las miradas en la ciudad imperial porque se convirtió en un equipo protagonista. Ocupó el rol que el ‘Papá’ tenía hace apenas unas temporadas por una realidad innegable: su presupuesto y orden institucional es muy superior al de Cienciano. Esto lleva a que sea muy complicado para los rojos volver a ser el equipo principal del Cusco en los próximos dos o tres años, pero si quiere dar un gran paso en ese aspecto, es vital que logre el ascenso lo más pronto posible, ya que estar en Segunda no deja de ser una posición muy incómoda para el club.

 

Listen to "Perspectivas 2018: Cienciano" on Spreaker.

 

GOL EN EL BANQUILLO. En el Cusco, Sergio Ibarra sea probablemente tan querido como el Inca Pachacútec. No construyó un imperio, pero sí dejó un gran legado goleador en su paso por Cienciano. Si bien no fue nunca un delantero excelso técnicamente, siempre se caracterizó por su seriedad y por su efectivdad. Precisamente esas dos virtudes sean quizás clave esta temporada para que logre afrontar el reto desde el banquillo. En 2017, logró un repunte importante desde que asumió el cargo de director técnico, pero ahora será completamente diferente, ya que toma al equipo desde el inicio de la campaña. Las sensaciones en ese aspecto son positivas.

PLAN A LA ALTURA. De cara  a este año, el equipo cusqueño presente una serie de buenos signos: la ratificación del comando técnico y el inicio de la conformación del plantel a falta de tres meses para el inicio del torneo denotan una preparación anticipada que, se espera, pueda materializarse en un buen rendimiento que lleve a pelear los puestos más altos de la Segunda División. Sin embargo, más allá de sus evidentes necesidades deportivas y de sus augurios positivos de cara a por lo menos tentar el ascenso, lo que debe prevalecer en Cienciano es, más allá del éxito futbolístico, su crecimiento institucional. Esto si no quiere que se repita lo que pasó en los últimos años.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy