Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comTras un año flojo para los estándares de lo que se espera en el Rímac, Cristal se prepara para afrontar por primera vez en su historia la Copa Sudamericana, de la mano del chileno Mario Salas, y con un plantel integrado en su mayoría por jugadores de sus canteras. ¿Se logrará respetar este nuevo proceso?

Kenny Nagahama | @Kenny_Nagahama
Redactor

NO AGUANTA NI UNA. En Cristal existe una especie de autoexigencia de éxito muy alta y hay poca paciencia dentro del propio entorno celeste, al margen de ser el club más ganador de la década con tres títulos. De esta forma, se han dado en los últimos tiempos salidas abruptas como la más reciente de Pablo Zegarra, a pesar de que había en un inicio la intención de construir un proyecto a futuro.

CAMBIO DE BATERÍA. Algo que queda de lo que inició con Zegarra es la apuesta por algunos jóvenes, y con el regreso de canteranos que lograron fundirse en otro equipo de Primera, como los casos de Rolando Arrasco y Johan Madrid en Sport Rosario, se evidencia la intención de que el Cristal 2018 sea un equipo renovado. Está también el cambio en cuanto a algunos hombres claves, como es la llegada del argentino Emanuel Herrera para suplir al goleador Irven Ávila.

 

Listen to "Perspectivas 2018: Sporting Cristal" on Spreaker.

 

EXCESO DE REPUESTOS. Con la llegada del chileno Mario Salas, se estará a la expectativa de si Cristal podrá adoptar una nueva escuela con éxito, dado que, hasta en casos donde funcionó (como con Mariano Soso en 2016), la historia tampoco tuvo un buen final, y el técnico terminó yéndose. En el club celeste se ha hablado siempre de un manual de estilo, e históricamente se ha caracterizado por asociar sus éxitos a procesos a largo plazo, pero es lo que menos ha existido en La Florida últimamente. ¿La directiva le dará tiempo a su nuevo técnico para asentarse efectivamente?

¿CORTO CIRCUITO? En su debut en la Sudamericana, a Cristal no le puede haber tocado un rival más desfavorable que Lanús, el actual sub campeón de la Copa Libertadores. Aunque el cuadro granate tampoco llega en un momento óptimo tras las salidas un poco agridulces de algunas de sus figuras y referentes, queda claro que igualmente los favoritos son los argentinos. Habrá que ver si la paciencia alcanza para los dos años que está programada –por ahora- la estadía del Mario Salas, quizá el reto principal que existe para los rimenses.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy