Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLuego de haber conseguido el ansiado campeonato nacional, Alianza Lima deberá buscar consolidarse deportivamente para poder enfocarse concretamente en la estabilización económica del club.

 

Mariano Elías | @marianoeliasfut
Redactor

SE SACÓ LA PRESIÓN. En ocasiones anteriores, Alianza Lima ya logró superar largas sequías de títulos (desde finales de los 70 hasta 1997 y luego nuevamente hasta 2001). Hay formas distintas de afrontar el día después de lograr un campeonato cuando se supera una de estas esperas. Hoy, con Pablo Bengoechea, un hombre que sabe mucho de campeonatos consecutivos (logró ser pentacampeón con Peñarol en los años 90), su reto principal será el demostrar que el título del 2017 no fue flor de un día, sino probablemente el inicio de un período exitoso para los íntimos.

REPLAY. El técnico de Alianza Lima, al igual de los dirigentes, ha sido siempre muy consciente de lo que tiene a disposición y ha sabido trabajar en torno a eso. Da la impresión que para este 2018 el estratega uruguayo cambiará muy poco. Su estilo de juego probablemente se mantenga y su objetivo será lograr el bicampeonato en un torneo que seguro se parecerá mucho al de la temporada anterior. Un buen síntoma es que sus contrataciones provienen de recomendaciones expresas de futbolistas que él conoce de equipos anteriores o de observaciones minuciosas en el propio torneo peruano. De momento las sensaciones de cara al Descentralizado son muy positivas.

 

Listen to "Perspectivas 2018: Alianza Lima" on Spreaker.

 

LO MALO DE SER BUENO. En cuanto a Copa Libertadores, la situación es completamente diferente. Compartir grupo con dos equipos de la talla de Boca Juniors y Palmeiras, cuyos presupuestos son superiores a los de casi cualquier otro equipo en el continente, hace que clasificar a octavos de final en el torneo sea una tarea titánica. El objetivo es, dada la realidad del fútbol peruano además, intentar no recibir alguna goleada estrepitosa y competir lo más que se pueda para terminar como tercero y clasificar a la Copa Sudamericana, lo que sería un excelente premio.

ORDEN EN LA CASA. La realidad institucional sigue siendo, sin embargo, que Alianza Lima es un club intervenido y que, por ende, tiene obligaciones económicas. La directiva realizó en 2017 una tarea prolija y tiene que ratificar esto para la campaña que viene, al contratar sólo lo necesario y equivocarse lo menos posible. De esta manera, el saneamiento financiero de la institución podría llegar antes de lo pensado, lo que sería un alivio importante, no sólo para quienes trabajan en el cuadro íntimo, sino también para sus hinchas.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy